Manual Residuos Hospitalarios

October 13, 2017 | Pengarang: Andres Felipe Moreno Velez | Kategori: Waste, Military, Incineration, Budget, Design
Share Benamkan


Penerangan Ringkas

Download Manual Residuos Hospitalarios...

Penerangan

1

COMANDO GENERAL DE LAS FUERZAS MILITARES DIRECCIÓN GENERAL DE SANIDAD MILITAR SUBDIRECCIÓN SERVICIOS DE SALUD

MANUAL DE GESTIÓN INTEGRAL DE RESIDUOS HOSPITALARIOS PARA EL SUBSISTEMA DE SALUD DE LAS FUERZAS MILITARES

PRIMERA EDICIÓN 2006

2

Brigadier General HÉCTOR JAIME FANDIÑO RINCON. Director General de Sanidad Militar Capitán de Fragata FRANCISCO JAVIER NÚÑEZ A. Subdirector Servicios de Salud DGSM Profesional Especializada ANGELICA RICO GIL. Jefe Salud Ocupacional DGSM

ELABORADO POR: GUSTAVO SOLANO FRANCO Coordinador Saneamiento Ambiental DGSM

3 PRESENTACIÓN La Dirección General de Sanidad Militar consiente de la importancia de establecer políticas enfocadas a la protección del medio ambiente, identificó la necesidad de diseñar e implementar un programa para el manejo integral de los residuos hospitalarios y similares generados en los Establecimientos de Sanidad Militar del Ejercito Nacional, Armada Nacional y Fuerza Aérea, razón por la cual en el Plan de Acción del año 2006 se estableció el proyecto “Manejo Ambiental en el Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares” donde se incluyo como objetivo el establecer al interior de la institución los procedimientos, procesos y actividades para la gestión integral de los residuos hospitalarios y similares, dando así cumplimiento a lo establecido en la normatividad expedida por el Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de la Protección Social. El programa en mención esta compuesto por tres estrategias, las cuales buscan brindar a cada Establecimiento de Sanidad Militar la asesoria y asistencia técnica que permitan la aplicación de las directrices dadas en el presente manual. La primera estrategia obedece a la etapa donde se diseñan, aprueban y difunden las políticas propias del programa, las cuales están representadas en el presente manual y demás normas emitidas por el Comando General por intermedio de la Subdirección de Servicios de Salud de la Dirección General de Sanidad Militar. La segunda estrategia obedece al proceso de divulgación y capacitación que se llevara a cabo en cada Establecimiento de Sanidad Militar priorizando de acuerdo a los niveles de atención, y por ultimo la tercera estrategia obedece al seguimiento y monitoreo del programa donde se busca garantizar el cumplimiento del mismo, para lo cual se hace necesario establecer los mecanismos y procedimientos que permitan evaluar su estado de ejecución y realizar los ajustes pertinentes. El presente documento toma los aspectos más representativos del “Manual de Gestión Integral de Residuos Hospitalarios y Similares en Colombia” emanado por el Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de la Protección Social, adaptándolo a las características propias de nuestro Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares y complementándolo con información recopilada de otras fuentes.

4 CONTENIDO

PÁG. INTRODUCCIÓN

7

OBJETIVOS DEL MANUAL

8

Objetivo General

8

Objetivos Específicos

8

1.

NORMATIVIDAD MANEJO DESECHOS HOSPITALARIOS 9

2

RESPONSABILIDADES AL INTERIOR DEL SSFM EN EL MANEJO DE DESECHOS HOSPITALARIOS 10

2.1

MISIONES PARTICULARES

10

2.1.1 CONTROL INTERNO DGSM - DISAN

10

2.1.2 DIRECCIÓN GENERAL DE SANIDAD MILITAR

10

2.1.3 DIRECCIONES DE SANIDAD

11

2.1.4 ESTABLECIMIENTOS DE SANIDAD MILITAR

12

5

3.

GESTIÓN INTEGRAL DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

14

3.1

GESTIÓN INTERNA DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

14

3.2

GESTIÓN EXTERNA DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

36

BIBLIOGRAFÍA ANEXOS

6

LISTA DE ANEXOS

Anexo No. 1

CLASIFICACIÓN DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS

Anexo No. 2

CÓDIGO DE COLORES Y ROTULACIÓN PARA LA SEGREGACIÓN EN LA FUENTE DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS

Anexo No. 3

CARACTERÍSTICAS DE LOS RECIPIENTES PARA LA SEGREGACIÓN EN LA FUENTE DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS

Anexo No. 4

GESTIÓN DE LOS RESIDUOS QUÍMICOS

Anexo No. 5

INDICADORES FORMULARIOS

Anexo No. 6

TRANSPORTE DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

Anexo No. 7

INCINERACIÓN DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

DE

GESTIÓN

INTERNA

Y

7

INTRODUCCIÓN

Los residuos generados en los Establecimientos de Sanidad Militar constituyen riesgos, particularmente de tipo biológico y plantean en su manejo dificultades de diversa índole, cuyo grado de complejidad se deriva del carácter infeccioso de algunos de sus componentes y por la presencia en ellos, de elementos cortopunzantes y objetos contaminados con sangre o secreciones. Pese a lo anterior, la mayor parte de los residuos que se producen en los ESM no ofrecen peligro si son sometidos a procesos adecuados de selección, clasificación y manejo. Los riesgos derivados del manejo inapropiado de residuos hospitalarios, exponen al personal, tanto interno como externo, responsable de su recolección y disposición, ya que en la mayoría de los casos no cuentan con la información y capacitación suficientes, se carece de instalaciones, equipos apropiados para el manejo de residuos y elementos de protección personal; lo cual, los expone en forma directa a la acción de agentes patógenos, objetos cortopunzantes o sustancias tóxicas presentes. Así mismo la población en general y el medio ambiente pueden resultar afectados por las deficiencias en el manejo y disposición final de los residuos hospitalarios; en especial, si éstos son trasladados fuera de la institución sin la aplicación de las medidas de higiene y seguridad que tales procesos requieren. Situación crítica en Establecimientos ubicados en zonas donde por lo general no se dispone de un servicio municipal apropiado de evacuación de residuos, siendo frecuente su disposición final a campo abierto, procesos de incineración y acciones para enterrar dichos residuos. Lo anterior obliga a la creación del programa donde se establezca un modelo administrativo que tenga aplicabilidad en los Establecimientos de Sanidad Militar y donde se difundan políticas que garanticen que los ESM cuenten con una herramienta técnica y gerencial que obedezca a las características y necesidades propias de la institución.

8 OBJETIVOS DEL MANUAL OBJETIVO GENERAL Diseñar un manual que tenga aplicabilidad en las Fuerzas Militares de Colombia donde se difundan políticas y procedimientos para la gestión integral de residuos hospitalarios, con el fin que los Establecimientos de Sanidad Militar cuenten con una herramienta técnica y gerencial que obedezca a sus características y necesidades, lo que permitirá el diseño y ejecución de sus programas. OBJETIVOS ESPECÍFICOS Emitir las políticas y directrices con el fin de establecer los procedimientos, procesos y actividades para la gestión integral de residuos hospitalarios y similares en el Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares y de esta manera dar cumplimiento a la normatividad establecida por el Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de la Protección Social. Suministrar una herramienta practica para que cada Establecimiento de Sanidad Militar diseñe e implemente su Plan de Manejo Integral de Desechos Hospitalarios. Identificar, Controlar y Disminuir los factores de riesgos presentes en los Establecimientos de Sanidad Militar del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, originados a consecuencia del inadecuado manejo de los desechos hospitalarios. Evitar la contaminación del medio ambiente mediante la adecuada clasificación, manejo, tratamiento y disposición final de los residuos hospitalarios generados en los Establecimientos de Sanidad Militar.

9 NORMATIVIDAD MANEJO DE DESECHOS HOSPITALARIOS Ley 9 / enero 24 de 1979: Código Sanitario Nacional Decreto 2676 de diciembre 22 de 2000. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de la Protección Social. Por el cual se reglamenta la Gestión Integral de Residuos Hospitalarios y Similares. Decreto 2763 de diciembre 20 de 2001. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de la Protección Social. Por el cual se modifica parcialmente el Decreto 2676 de 2000. Decreto 1669 de agosto 02 de 2002. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de la Protección Social. Por el cual se modifica parcialmente el Decreto 2676 de 2000. Resolución 01164 de septiembre 06 de 2002. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de la Protección Social. Por el cual se adopta el manual de procedimientos para la Gestión Integral de los Residuos Hospitalarios y Similares. Decreto 1609 de julio 31 de 2002. Ministerio de Transporte. Por el cual se reglamenta el manejo y transporte terrestre automotor de mercancías peligrosas por carreteras. Decreto 1713 de agosto 06 de 2002. Ministerio de Desarrollo. Por el cual se reglamenta la Ley 142 de 1994, la Ley 632 de 2000 y la Ley 689 de 2001, en relación con la prestación del servicio público de aseo, y el Decreto Ley 2811 de 1974 y la Ley 99 de 1993 en relación con la Gestión Integral de Residuos Sólidos. Resolución 0028 de enero 21 de 2002. Ministerio del Medio Ambiente. Por la cual se establecen normas y limites máximos permisibles de emisión para incineradores y hornos crematorios de residuos sólidos y líquidos. Resolución 822 de agosto 6 de 1998. Ministerio de Salud. Por medio del cual se establece el Reglamento técnico del sector de agua potable y saneamiento básico. Circular No. 166444/CGFM-DGSM-SSS-SO-486 de diciembre 19 de 2003. Por medio de la cual se adopta para el Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares el código de colores establecido en el manual de gestión integral de residuos hospitalarios y similares expedido por el Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de la Protección Social.

10 RESPONSABILIDADES AL INTERIOR DEL SUBSISTEMA DE SALUD DE LAS FUERZAS MILITARES EN EL MANEJO DE RESIDUOS HOSPITALARIOS. El Comando General de las Fuerzas Militares a fecha y a través de la Dirección General de Sanidad Militar; imparte instrucciones y define responsabilidades para el Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios en los Establecimientos de Sanidad Militar. 2.1

MISIONES PARTICULARES:

2.1.1 OFICINAS DE CONTROL INTERNO DE LA DGSM Y DE LAS DISAN. Supervisa el cumplimiento de la presente directiva. Incluye en las revistas formales e informales de inspección, la verificación de la aplicación de lo establecido en el presente manual en lo referente al Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios. 2.1.2 DIRECCIÓN GENERAL DE SANIDAD MILITAR. Diseña las políticas, normas y proyectos para el Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios al interior del Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares. Asesora a las Direcciones de Sanidad y Establecimientos de Sanidad Militar en el diseño, implementación, ejecución y evaluación de los Programas de Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios. Asigna y verifica el presupuesto solicitado por cada Dirección de Sanidad, para desarrollar las actividades del Programa de Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios. Realiza campañas de divulgación en Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios. Coordina procesos de capacitación en Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios para los Establecimientos de Sanidad Militar de mayor nivel de complejidad. Estructura, coordina y ejecuta el Plan de Visitas a las diferentes Direcciones de Sanidad y Establecimientos de Sanidad Militar con el objeto de verificar el cumplimiento a las directrices emitidas por el Comando General en materia de Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios.

11

Diseña, reproduce y distribuye al interior del Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares el Manual donde se difunden las políticas, procedimientos y responsabilidades para el Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios 2.1.3 DIRECCIONES DE SANIDAD DE EJERCITO NACIONAL, ARMADA NACIONAL Y FUERZA AÉREA. Adelantar las Gestiones Administrativas Pertinentes con el fin de garantizar la asignación de recursos físicos, financieros y el talento humano calificado, indispensables para el desarrollo y cabal cumplimiento del Programa de Manejo Integral de Residuos Hospitalarios en los Establecimientos de Sanidad Militar de su respectiva fuerza. Llevar a cabo procesos de capacitación general y especifica para todos los funcionarios de los Establecimientos de Sanidad Militar, con el fin de garantizar se apliquen las actividades para el Manejo Integral de Residuos Hospitalarios. Brindar asesoría y asistencia técnica a los Establecimientos de Sanidad Militar en el Manejo Integral de Residuos Hospitalarios. Asignar el presupuesto solicitado por cada uno de los Establecimientos de Sanidad Militar para desarrollar las actividades propias del Programa, tales como la compra de guardianes, canecas, bolsas según código de colores, señalización de áreas, demarcación de rutas de evacuación de residuos, químicos requeridos para procesos de desactivación, compra elementos de protección personal de los funcionarios involucrados en el manejo de residuos, adaptación áreas de almacenamiento, capacitación requerida y demás según lo establecido en el presente manual. Mantiene actualizado y consolidado las actividades desarrolladas en los Establecimientos de Sanidad Militar para la Gestión Integral de los Residuos Hospitalarios. Verifica que los Establecimientos de Sanidad Militar diseñen su Plan de Gestión Integral de Residuos Hospitalarios, según lo establecido en el presente manual. Supervisa las actividades que programen y desarrollen los Establecimientos de Sanidad Militar en Manejo Integral de Residuos Hospitalarios.

12 Vigila la conformación y funcionamiento del “Grupo Administrativo de Gestión Ambiental y Sanitario” de cada Establecimientos de Sanidad Militar. Realiza campañas de divulgación en Manejo Integral de Residuos Hospitalarios. En las visitas programas a los Establecimientos de Sanidad Militar verifican el cumplimiento a las directrices emitidas por el Comando General en materia de Manejo Integral de Residuos Hospitalarios. 2.1.4 ESTABLECIMIENTOS DE SANIDAD MILITAR. Dirige y evalúa las acciones en Manejo Integral de Residuos Hospitalarios, con el fin de dar cumplimiento a lo establecido en el presente manual. Gestiona y verifica la asignación de recursos físicos, financieros y el talento humano calificado, indispensables para el desarrollo y cabal cumplimiento de las actividades para el Manejo Integral de Residuos Hospitalarios. Realizar campañas de divulgación en Manejo Integral de Residuos Hospitalarios. Garantiza al personal orgánico de las Unidades Militares el suministro, reposición, almacenamiento adecuado, mantenimiento, uso y control de los elementos de protección personal requeridos, para el Manejo Integral de los residuos Hospitalarios. Adelantas las gestiones pertinentes con el fin de dar aplicación a lo establecido en el presente manual. Presenta los informes respectivos según los formatos y lineamientos establecidos en el presente manual. Garantiza la participación de la totalidad del personal del ESM a las capacitaciones organizadas por la Dirección General de Sanidad Militar así como por la respectiva Dirección de Sanidad. Estructura y actualiza el Manual de Manejo Integral de los Residuos Hospitalarios del respectivo ESM. Elabora el cronograma anual de actividades propias del programa.

13 Da cumplimiento a los lineamientos dados al interior de la institución en materia de Salud Ocupacional y Bioseguridad. Realiza los reportes pertinentes según lo establecido en el presente manual. Conforma el “Grupo Administrativo de Gestión Ambiental y Sanitario” del Establecimientos de Sanidad Militar y garantiza el cumplimiento de las funciones asignadas en el presente manual.

14 GESTIÓN INTEGRAL DE RESIDUOS HOSPITALARIOS El sistema de gestión integral para el manejo de residuos hospitalarios y similares esta conformada por la Gestión Interna y la Gestión Externa y hace referencia al conjunto coordinado de recursos (humano, físico, financiero), equipos, materiales, insumos y suministros, los cuales permiten el manejo adecuado de los residuos en los Establecimientos de Sanidad Militar, cumpliendo con las directrices dadas en el presente manual para cada uno de los aspectos de producción, segregación, transito, acopio y desactivación, los cuales obedecen a la Gestión Interna; y la desactivación, almacenamiento temporal, recolección externa, tratamiento y disposición final los cuales corresponden a la gestión externa. Por lo general en los Establecimientos de Sanidad Militar tan solo se llevan a cabo las actividades propias de la gestión interna ya que la gestión externa es adelantada por las empresas prestadoras del servicio especial de aseo, pero aun así no hay que desconocer que algunos ESM por cuestiones de ubicación geográfica y/o problemas de orden publico deben adelantar la recolección, aprovechamiento, tratamiento y/o disposición final, razón por la cual dichas acciones serán parte de la gestión interna y deben cumplir con las normas y procedimientos establecidos en el presente manual.

3.1

GESTIÓN INTERNA DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS

Como se menciono anteriormente la Gestión Interna esta conformada por cada una de las actividades realizadas al interior del Establecimiento de Sanidad Militar, tales como la Generación de Residuos Hospitalarios, Segregación en la fuente, Desactivación, Movimiento interno, Almacenamiento y Entrega de residuos para disposición final. Para lo cual cada Establecimiento de Sanidad Militar debe conformar el “Grupo Administrativo de Gestión Ambiental y Sanitario”, el cual es interdisciplinario y estará integrado por el siguiente personal: Director del Establecimiento de Sanidad Militar. Coordinador Programa Salud Ocupacional. Profesionales del Área de la Salud (Cualquier disciplina). Representante Área Administrativa. Representante Servicios Generales

15 Cada Establecimiento de Sanidad Militar es autónomo de determinar el número de Profesionales del Área de la Salud según el tamaño y nivel de atención del mismo, ya que estos lideraran el diseño e implementación del Plan Integral de Manejo de Desechos Hospitalarios, pero siendo responsables la totalidad del Grupo Administrativo de Gestión Ambiental y Sanitario, quienes tendrán que diseñar un documento técnico del programa, donde se registren el resultado de la ejecución de cada una de sus funciones que se describen a continuación, así: FUNCIONES DEL GRUPO ADMINISTRATIVO DE GESTIÓN AMBIENTAL Y SANITARIO DEL ESM Diagnostico Ambiental y Sanitario del ESM: Para llevar a cabo el diagnostico se deberán realizar las mediciones y caracterizaciones necesarias confrontando los resultados con la normatividad ambiental y sanitaria vigente. Así mismo se deberá efectuar la caracterización cualitativa y cuantitativa de los residuos generados en las diferentes áreas del ESM, clasificándolos conforme a lo dispuesto en el decreto 2676 de 2000, tal como se explica posteriormente en el presente manual. El objetivo es contar con un diagnostico veraz que permita una acertada y oportuna toma de decisiones, así como la planificación de actividades propias del Plan de Manejo Integral de Desechos Hospitalarios. Formulación Política Ambiental y Sanitaria del ESM: En la cual se debe establecer con claridad el compromiso del ESM con el desarrollo del Programa de Manejo Integral de Desechos Hospitalarios. Dicha política debe ser clara, realista y verdadera, con propuestas de mejoramiento continuo de los procesos y orientado a la minimización de riesgos para la salud y el medio ambiente. Dicha política debe estar Firmada por el Director del ESM y debe ser divulgada ampliamente para ser conocido por todo el personal que conforma el Establecimiento de Sanidad Militar. Diseño de la Estructura Funcional: El Grupo Administrativo deberá reunirse periódicamente por lo menos una vez al mes, y en la primera reunión deberá asignar funciones y responsabilidades específicas para garantizar el diseño y ejecución del

16 Plan Integral de Manejo de Desechos Hospitalarios y cada una de las actividades descritas en el presente manual. Todas las reuniones deben quedar debidamente soportadas por la correspondiente acta, las cuales serán objeto de revisión en las revistas formales practicadas por la Dirección General de Sanidad Militar o la correspondiente Dirección de Sanidad. De igual manera el grupo deberá establecer los mecanismos de coordinación tanto a nivel interno del Establecimiento de Sanidad Militar, como a nivel externo con las Autoridades Ambientales y Sanitarias del respectivo municipio, así como con la DGSM y su Dirección de Sanidad. Presupuesto para el Diseño e Implementación del Plan: Es necesario que el grupo establezca las partidas presupuéstales requeridas tanto para el diseño como la ejecución continua del plan, para lo cual se debe diseñar el respectivo plan de compras donde se contemplen la adquisición de: guardianes, canecas, bolsas según código de colores, señalización de áreas, demarcación de rutas de evacuación de residuos, químicos requeridos para procesos de desactivación, compra elementos de protección personal de los funcionarios involucrados en el manejo de residuos, adaptación áreas de almacenamiento, capacitación requerida y demás elementos indispensables para la gestión integral según lo establecido en el presente manual. De igual manera se debe prever el costo de contratación del servicio especial de aseo para la recolección de los residuos, así como del funcionamiento y mantenimiento del Horno Incinerador en el caso de los Establecimientos de Sanidad Militar que lo poseen, incluyendo el valor correspondiente al permiso de emisiones atmosféricas el cual debe ser expedido por la respectiva Corporación Autónoma Regional. En el presupuesto en mención también se deben contemplar los costos del diagnostico ambiental descrito con anterioridad en el presente manual. El plan de compras debe ser presentado a la Dirección de Sanidad de la correspondiente fuerza, quien debe asignar a cada Establecimiento de Sanidad Militar la partida presupuestal requerida en el respectivo rubro presupuestal (Ej. compra de insumos, capacitación, compra de servicios, y demás) con el fin de garantizar el diseño y ejecución del plan y de esta manera dar cumplimiento a los lineamientos establecidos por el Comando General de las Fuerzas Militares y por la normatividad establecida por el Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de la Protección Social.

17 Velar por la Continua Ejecución del Plan: Es responsabilidad del Grupo Administrativo y de Gestión Ambiental y Sanitaria del Establecimiento de Sanidad Militar, establecer los mecanismos de control y seguimiento continuo con el fin de garantizar que se ejecuten todas y cada una de las actividades contempladas en el presente manual, para lo cual es requerido establecer procedimientos y/o actividades tales como auditorias internas, listas de chequeo, y demás, realizando los ajustes que sean necesarios al Plan de Gestión Integral de Desechos Hospitalarios del ESM. Elaboración y Presentación de Informes a las Autoridades Sanitario Ambientales de la Respectiva Zona y a la Dirección General de Sanidad Militar y las Direcciones De Sanidad: El Establecimiento de Sanidad Militar a través del Grupo de Administrativo y de Gestión Ambiental y Sanitaria presentará informes de acuerdo a lo establecido en le presente manual a las autoridades ambientales y sanitarias, Formulario RH1 e Indicadores de Gestión Interna y el Formulario RHPS para aquellos ESM que se encargan de hacer su Incineración y/o disposición Final de los residuos hospitalarios generados. El Grupo preparará informes y reportes adicionales que consideren pertinentes las autoridades ambientales y sanitarias del municipio donde se encuentre ubicado el Establecimiento de Sanidad Militar, la periodicidad de los reportes deberá ser concertada con la autoridad competente, así mismo se deberá dar cumplimiento a los requerimientos realizados por la Dirección General de Sanidad Militar y las Direcciones de Sanidad. Elaboración Documento Técnico del Programa Manejo Integral de Residuos Hospitalarios en el Establecimiento de Sanidad Militar El Grupo diseñara un documento técnico aplicable a la realidad del Establecimiento de Sanidad Militar, en el cual se especificarán cada una de los componentes del programa así como cada acción desarrollada o por desarrollar para la ejecución del plan, siempre teniendo en cuenta que dicho documento depende de la clase de residuos que se produzcan en el ESM y del tipo de disposición final que se le aplican a los mismos. Entre los componentes más importantes del Documento Técnico encontramos los que se enuncian a continuación: Normatividad vigente para el manejo de desechos hospitalarios. Objetivos del Programa.

18 Integrantes del Grupo Administrativo de Gestión Ambiental y Sanitario del ESM. Diagnostico Ambiental y Sanitario del ESM. Política Ambiental y Sanitaria del ESM. Estructura Funcional del Programa (periodicidad de reuniones del grupo administrativo de Gestión Ambiental y Sanitario, mecanismos de coordinación interna y externa, así como las funciones y responsabilidades específicas establecidas en el ESM para la ejecución del programa. Presupuesto requerido, asignado, ejecutado y/o por ejecutar para la implementación del programa. Mecanismos de control y seguimiento al interior del Establecimiento de Sanidad Militar, para garantizar la ejecución del programa. Tipo de informes presentados y periodicidad de los mismos (Autoridades Sanitario Ambientales de la Zona o Autoridades del Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares). Programa de formación y capacitación desarrollado con sus respectivas listas de asistencia, en dado caso que este por desarrollar se debe incluir los respectivos cronogramas donde se establezca las fechas exactas. Descripción del movimiento interno de los residuos hospitalarios (rutas internas, horarios de recolección, zonas y tiempos de almacenamiento). Procesos de desactivación realizados al interior del ESM y las respectivas guías de manejo de los mismos. Manejo de efluentes líquidos y emisiones atmosféricas. Programa de Seguridad industrial en lo relacionado con el Manejo de Desechos Hospitalarios. Proceso de seguimiento y verificación de la Gestión Externa realizada con los Residuos Hospitalarios generados en el ESM. Planes de Contingencia. Protocolos de aseo y desinfección. Protocolos de bioseguridad. Y demás aspectos establecidos en el presente manual.

19 ACTIVIDADES A REALIZAR EN LA GESTIÓN INTERNA AL INTERIOR DEL ESM Programa de Formación y Capacitación: Los procesos de formación y capacitación son de las actividades más importantes ya que garantizaran el éxito en el diseño e implementación del Plan de Gestión Integral de Desechos Hospitalarios. La capacitación será gestionada por el Grupo Administrativo quienes deberán realizar las coordinaciones respectivas con la Dirección de Sanidad de su correspondiente fuerza y con la institución con la que se tenga contratado el servicio especial de aseo. La capacitación debe ser teórica y practica y debe ser brindada a todo el personal que integra el Establecimiento de Sanidad Militar con el fin de dar a conocer los aspectos relacionados con el manejo integral de los desechos hospitalarios, en especial los procedimientos específicos, funciones, responsabilidades, mecanismos de coordinación entre las diferentes áreas funcionales, trámites internos, normas de bioseguridad y demás especificaciones dadas en el presente manual. A continuación se relacionan los temas mínimos que se deben contemplar en desarrollo del programa de formación y capacitación: Temas de formación general: Legislación vigente relacionada con el manejo de desechos hospitalarios. Contenido del Plan de Gestión Integral elaborado por el Establecimiento de Sanidad Militar, divulgando los diferentes programas y actividades que lo integran. Riesgos para la salud y el medio ambiente por el inadecuado manejo de los residuos hospitalarios. Salud ocupacional (temas relacionados con el tema tales como bioseguridad, reporte accidentes de trabajo por riesgo biológico, riesgo biológico en diferentes áreas de trabajo, uso elementos de protección personal, y demás). Divulgación de las funciones y responsabilidades asignadas para el diseño y ejecución del plan. Temas de formación específica: Conductas Básicas de Bioseguridad.

20 Técnicas apropiadas para las labores de limpieza y desinfección. Segregación en la fuente de residuos hospitalarios, movimiento interno, almacenamiento y Plan de Contingencia (Teórico – Práctico). Desactivación de residuos: procedimientos utilizados, formulación y aplicación de soluciones desactivadoras, materiales utilizados y su debida manipulación. Procesos de incineración de residuos hospitalarios para los Establecimientos que realizan dicho proceso. Los programas de capacitación tanto específico como general deberán quedar contemplados en el Documento Técnico del Plan de Gestión Integral de Residuos Hospitalarios y en el correspondiente cronograma de actividades. Segregación en la Fuente: La segregación en la fuente es la base fundamental de la adecuada gestión integral de los desechos hospitalarios producidos en el Establecimiento de Sanidad Militar, y consiste en la separación selectiva inicial de los residuos procedentes de cada una de las áreas generadoras de residuos (Consultorios médicos y odontológicos, laboratorio clínico, farmacia, salas de cirugía, hospitalización, urgencias, centrales de enfermería, y demás áreas propias de un ESM según el nivel de atención que presta a los usuarios). Para llevar a cabo dicha separación selectiva se deberán tener en cuenta la clasificación de los residuos hospitalarios (Anexo No. 1), el código de colores y rotulación establecido para tal fin (Anexo No. 2) y las características que deben tener los recipientes utilizados para su disposición y almacenamiento (Anexo No. 3). Movimiento Interno de los Residuos Hospitalarios: El movimiento interno de los Residuos Hospitalarios es de suma importación toda vez que si se realiza de manera inadecuada se ponen en riesgo la salubridad del Establecimiento de Sanidad Militar, generando medios propicios para lo proliferación de microorganismos que puedan ocasionar diversidad de enfermedades. Para llevar a cabo dicho movimiento se deben llevar a cabo los siguientes procedimientos:

21

Planear y establecer rutas internas: A continuación, se presentan aspectos importantes a ser considerados durante el traslado de residuos hospitalarios y similares: Las rutas deben cubrir la totalidad de la institución. Se elaborará un diagrama del flujo de residuos sobre el esquema de distribución de planta, identificando las rutas internas de transporte y en cada punto de generación: el número, color y capacidad de los recipientes a utilizar, así como la clase de residuo generado. El tiempo de permanencia de los residuos en los sitios de generación debe ser el mínimo posible, especialmente en áreas donde se generan residuos peligrosos, la frecuencia de recolección interna depende de la capacidad de almacenamiento y la clase de residuo; no obstante, se recomienda dos veces al día en instituciones grandes y una vez al día en instituciones pequeñas. La recolección debe efectuarse en lo posible, en horas de menor circulación de pacientes, empleados o visitantes. Los procedimientos deben ser realizados de forma segura, sin ocasionar derrames de residuos. Los residuos generados en servicios de cirugía y sala de partos, deben ser evacuados directamente al almacenamiento central, previa desactivación. En el evento de un derrame de residuos peligrosos, se efectuará de inmediato la limpieza y desinfección del área, conforme a los protocolos de bioseguridad que deben quedar establecidos en el Documento Técnico del Plan de Gestión Integral de Residuos Hospitalarios. (Manual de Bioseguridad Para los Establecimientos de Sanidad Militar expedidos por el Comando General de las Fuerzas Militares). Cuando el residuo derramado sea líquido se utilizará aserrín, sustancias absorbentes gelificantes o solidificantes. El recorrido entre los puntos de generación y el lugar de almacenamiento de los residuos debe ser lo más corto posible. En las instituciones prestadoras de servicios de salud esta prohibido el uso e instalación de ductos con el propósito de evacuar por ellos los residuos sólidos.

22 El Establecimiento de Sanidad Militar garantizará la integridad y presentación de los residuos hospitalarios y similares hasta el momento de recolección externa. Los vehículos utilizados para el movimiento interno de residuos serán de tipo rodante, en material rígido, de bordes redondeados, lavables e impermeables, que faciliten un manejo seguro de los residuos sin generar derrames. Los utilizados para residuos peligrosos serán identificados y de uso exclusivo para tal fin, haciendo uso de la respectiva señalización. Los Establecimientos de Sanidad Militar deberán disponer de un lugar adecuado para el almacenamiento, lavado, limpieza y desinfección de los recipientes, vehículos de recolección y demás implementos utilizados. Así mismo deberán disponer de cuartos independientes con poceta o unidades para lavado de implementos de aseo y espacio suficiente para colocación de escobas, traperos, jabones, detergentes y otros implementos usados con el mismo propósito. (Resolución 0445 de 1996 del Ministerio de la Protección Social o la que la sustituya o modifique). Se recomienda que los Establecimientos de Sanidad Militar de II y III nivel de atención lleven un control microbiológico periódico de los implementos utilizados en el manejo interno de los residuos, con el fin de adoptar las medidas sanitarias a que haya lugar. Almacenamiento de residuos hospitalarios y similares: Los lugares destinados al almacenamiento de residuos hospitalarios y similares quedaran aislados de salas de hospitalización, cirugía, laboratorios, toma de muestras, bancos de sangre, preparación de alimentos y en general lugares que requieran completa asepsia, minimizando de esta manera una posible contaminación cruzada con microorganismos patógenos. Para el almacenamiento interno de residuos hospitalarios debe contarse como mínimo con dos sitios de uso exclusivo; uno intermedio y otro central. Los intermedios es para aquellos Establecimientos de Sanidad Militar que por su tamaño lo justifican, cuando presentan grandes áreas de servicios o éstos se ubican en diferentes pisos de la edificación. Los Establecimientos de Sanidad Militar que produzcan menos de 65 Kg. /día pueden obviar el almacenamiento intermedio y llevar los residuos desde los puntos de generación directamente al almacenamiento central. Almacenamiento Intermedio:

23

Como se menciono anteriormente este tipo de Almacenamiento se lleva a cabo en Establecimientos de Sanidad Militar que por su tamaño y complejidad de atención lo ameriten, almacenamiento que esta destinado a realizar el depósito temporal de los residuos, antes de la recolección interna. Los residuos deben permanecer en estos sitios durante el menor tiempo posible, dependiendo de la capacidad de recolección y almacenamiento que tenga cada generador. Estos sitios deben reunir ciertas condiciones para facilitar el almacenamiento seguro y estar dotados con recipientes conforme la clasificación de residuos. Estas características son: Áreas de acceso restringido, con elementos de señalización. Cubierto para protección de aguas lluvias. Iluminación y ventilación adecuadas. Paredes lisas de fácil limpieza, pisos duros y lavables con ligera pendiente al interior. Equipo de extinción de incendios. Acometida de agua y drenajes para lavado. Elementos que impidan el acceso de vectores, roedores, etc. A la entrada del lugar de almacenamiento debe colocarse un aviso a manera de cartelera, identificando claramente el acceso restringido, los residuos manipulados, el código de colores y los criterios de seguridad, implementándose un estricto programa de limpieza, desinfección y control de plagas. Se recomienda que los Establecimientos de Sanidad Militar de II y III nivel de atención lleven un control microbiológico periódico de los implementos utilizados en el manejo interno de los residuos, con el fin de adoptar las medidas sanitarias a que haya lugar. El recipiente para residuos infecciosos debe ubicarse en un espacio diferente al de los demás residuos, a fin de evitar la contaminación cruzada. Almacenamiento Central: Tipo de almacenamiento donde se depositan temporalmente los residuos hospitalarios y similares para su posterior entrega a la empresa prestadora del servicio público especial de aseo, con destino a la disposición final si han sido previamente desactivados, incineración o a la planta de tratamiento si es el caso.

24 El tamaño de la unidad técnica de almacenamiento central debe obedecer al diagnóstico de las cantidades generadas en cada ESM; será diseñada para almacenar el equivalente a siete días de generación en ESM de segundo y tercer nivel y de cinco días para ESM de primer nivel. Adicional a las condiciones de las áreas de almacenamiento intermedio, el almacenamiento central debe reunir las siguientes características: Localizado al interior del ESM, aislado del edificio de servicios asistenciales y preferiblemente sin acceso directo al exterior. Disponer de espacios por clase de residuo, de acuerdo a su clasificación (reciclable, infeccioso, ordinario). Permitir el acceso de los vehículos recolectores. Disponer de una báscula y llevar un registro para el control de la generación de residuos. Debe ser de uso exclusivo para almacenar residuos hospitalarios y similares y estar debidamente señalizado. En el almacenamiento central los residuos hospitalarios peligrosos serán colocados en canastillas o recipientes rígidos, impermeables y retornables, los cuales serán suministrados por la empresa del servicio público especial de aseo o por el Establecimiento de Sanidad Militar. Se recomienda que los ESM de segundo y tercer nivel, lleven un control microbiológico periódico en estos lugares (paredes, aire e implementos utilizados en el manejo de los residuos), con el fin de evaluar los procedimientos de desinfección y adoptar las medidas sanitarias a que haya lugar. Los residuos hospitalarios peligrosos infecciosos (anatomopatológicos) de los ESM de segundo y tercer nivel deben almacenarse en ambientes con una temperatura no mayor de 4ºC, nunca a la intemperie. No habrá necesidad de filtros biológicos por estar refrigerados. Los residuos infecciosos no deben almacenarse por más de 7 días, debido a sus características y posible descomposición. No obstante las Enfermerías, las cuales son consideradas pequeños generadores podrán ampliar el tiempo de almacenamiento (en ningún caso superior a un mes), siempre y cuando no sean anatomopatológicos o de animales y se adopten las medidas previstas en el presente manual. Almacenamiento de Residuos Químicos:

25

El almacenamiento de sustancias residuales químicas, incluyendo los de medicamentos y fármacos, debe efectuarse teniendo en cuenta las siguientes medidas: Antes de almacenarlas deben ser identificadas, clasificadas y determinadas sus incompatibilidades físicas y químicas, mediante la ficha de seguridad, la cual será suministrada por el proveedor. Manipular por separado los residuos que sean incompatibles. Conocer los factores que alteran la estabilidad del residuo tales como: humedad, calor y tiempo. El almacenamiento debe hacerse en estantes, acomodándolos de abajo hacia arriba. Los residuos de mayor riesgo deben ser colocados en la parte inferior, previniendo derrames. Las sustancias volátiles e inflamables deben almacenarse en lugares ventilados y seguros. Se debe hacer uso de la respectiva señalización que indique el tipo de residuos almacenados y el tipo precauciones que se debe tener. Almacenamiento de Residuos Radiactivos: Almacenamiento bajo vigilancia en la instalación del ESM. Mientras las fuentes radiactivas en desuso son devueltas al proveedor o entregadas a una instalación de almacenamiento de fuentes, ellas deben permanecer en un lugar debidamente señalizado y bajo vigilancia por parte de personal competente. Para el almacenamiento, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones: En ningún caso almacenar fuentes radiactivas en un lugar que contenga otro tipo de materiales de desecho o elementos en desuso. El sitio de almacenamiento de fuentes radiactivas en desuso debe ser exclusivo, con el fin de evitar contaminación de materiales y elementos en caso de pérdida de estanqueidad de las fuentes. El acceso a la zona de almacenamiento debe ser restringido y tanto los contenedores como la zona misma deben estar señalizados.

26 Se debe garantizar las condiciones de seguridad que impidan el acceso de personal no autorizado y el hurto de las fuentes. Desactivación de Baja Eficiencia: Dentro de las acciones que se deben llevar a cabo para la gestión integral de residuos hospitalarios están los procesos de desactivación, el cual es el método, técnica o proceso utilizado para inertizar dichos residuos de manera que se puedan transportar y almacenar, de forma previa a la recolección por el servicio especial de aseo o procesos de incineración y/o disposición final, todo ello con objeto de minimizar el impacto en el medioambiente y la salud de las personas. En todo caso, la desactivación debe asegurar los estándares de desinfección establecidos en el presente manual. Para realizar en los Establecimientos de Sanidad Militar la manipulación segura de los residuos deben desinfectarse previamente con técnicas de baja eficiencia de tal forma que neutralicen o desactiven sus características infecciosas, utilizando técnicas y procedimientos tales como: Desactivación química: Es la desinfección que se hace mediante el uso de germicidas tales como amonios cuaternarios, formaldehído, glutaraldehído, yodóforos, yodopovidona, peróxido de hidrógeno, hipoclorito de sodio y calcio, entre otros, en condiciones que no causen afectación negativa al medio ambiente y la salud humana. Es importante tener en cuenta que todos los germicidas en presencia de materia orgánica reaccionan químicamente perdiendo eficacia, debido primordialmente a su consumo en la oxidación de todo tipo de materia orgánica y mineral presente. Estos métodos son aplicables a materiales sólidos y compactos que requieran desinfección de superficie como los cortopunzantes, espéculos y material plástico o metálico desechable utilizado en procedimientos de tipo invasivo. Usualmente se recomienda utilizar hipocloritos en solución acuosa en concentraciones no menores de 5000 ppm. para desinfección de residuos. En desinfección de residuos que posteriormente serán enviados a incineración no debe ser utilizado el hipoclorito de sodio ni de calcio, en razón que se producirían DIOXINAS y FURANOS, los cuales son altamente tóxicos. El formaldehído puede ser utilizado a una concentración de gas en el agua de 370 gr./litro.

27 Para los residuos cortopunzantes se estipula que las agujas deben introducirse en el recipiente sin reenfundar, las fundas o caperuzas de protección se arrojan en el recipiente con bolsa verde o gris siempre y cuando no se encuentren contaminadas de sangre u otro fluido corporal. El recipiente debe sólo llenarse hasta sus 3/4 partes. Cuando la hermeticidad del recipiente no pueda ser asegurada, deberá emplearse una solución desinfectante, como peróxido de hidrógeno al 20 a 30 %, se deja actuar no menos de 20 minutos para desactivar los residuos, luego se vacía el líquido en lavamanos o lavaderos, se sella el recipiente, introduciéndolo en bolsa roja rotulada como material cortopunzante, se cierra, marca y luego se lleva al almacenamiento para recolección externa. Este procedimiento previo de desinfección podrá no llevarse a cabo en los siguientes casos: 1. Cuando los guardianes sean trasladados a lugares muy cercanos, en recipientes completamente herméticos y resistentes a aberturas por golpe. 2. Cuando la disposición final (Incineración, Relleno Sanitario o desinfección de alta eficiencia) se lleve a cabo dentro de las instalaciones de la Unidad Militar. Los lugares donde se manejen residuos infecciosos deben ser descontaminados ambiental y sanitariamente, utilizando desinfectantes tales como flor de azufre, peróxido de hidrógeno, hipoclorito de sodio o calcio u otros. Cuando se trate de residuos anatomopatológicos como placentas o cualquier otro que presente escurrimiento de líquidos corporales, deberán inmovilizarse mediante técnicas de congelamiento o utilización de sustancias que gelifiquen o solidifiquen el residuo de forma previa a su incineración o entrega al servicio especial de aseo contratado. El congelamiento no garantiza la desinfección del residuo pero si previene la proliferación de microorganismos por escurrimiento. Residuos químicos mercuriales En cuanto a los residuos químicos mercuriales, estos deben ser separados en dos: Residuos mercuriales de amalgamas Estos pueden ser aprovechados previo tratamiento, o pueden ser introducidos en glicerina, aceite mineral o soluciones de permanganato de potasio al 2 %. Se utilizan estas sustancias en una cantidad igual al peso de los residuos y se envasan en

28 recipientes plásticos con capacidad de 2 litros para luego ser enviados en bolsas rojas selladas y marcadas a rellenos de seguridad, o en su defecto a rellenos sanitarios, para lo cual los residuos deberán ser encapsulados por técnicas como la cementación asegurando que el aglomerado no lixivie, para lo cual deberá realizarse el análisis químico TCLP. Residuos mercuriales de termómetros. En cuanto a los termómetros rotos, se debe recoger los restos de mercurio por medio de un gotero y depositarlo en un recipiente con las características indicadas anteriormente con el fin de hacer devolución al proveedor, para su reutilización cuando sea posible o recibir el tratamiento previo ya definido. Residuos químicos de medicamentos: Los medicamentos usados, vencidos, deteriorados, mal conservados o provenientes de lotes que no cumplen especificaciones de calidad, son considerados como residuos peligrosos y representan un problema sanitario y ambiental que debe ser resuelto. Los generadores y prestadores de servicios especial de aseo deben tomar las medidas para el almacenamiento, transporte, tratamiento y disposición final de residuos de fármacos y sus empaques o envases, de forma segura, atendiendo a su composición química, toxicidad y estado físico. (Ver anexo No. 5). Residuos Químicos reactivos (líquidos reveladores): Estos residuos se encuentran en la clasificación como residuos peligrosos químicos reactivos (provenientes del revelado de placas de rayos x); deben devolverse al proveedor, quien realizará el tratamiento fisicoquímico para reciclaje cuando haya lugar o de lo contrario efectuara su disposición final previa obtención de permisos, licencias y/o autorizaciones. Residuos anatomopatológicos: Los residuos infecciosos anatomopatológicos una vez se generen, serán desinfectados (desactivación química de baja eficiencia) antes de ser llevados al almacenamiento central refrigerado, se colocan en bolsa a prueba de goteo y se congelan para su posterior tratamiento y disposición final. Adicionalmente a los procesos de desactivación de baja eficiencia aplicados al interior del Establecimiento de Sanidad Militar, las empresas que prestan el servicio especial de aseo para la recolección de residuos hospitalarios aplican otros procesos de DESACTIVACIÓN DE ALTA EFICIENCIA, los cuales hacen parte de la gestión externa, tales como:

29 Desactivación Desactivación Desactivación Desactivación Desactivación Desactivación Desactivación

mediante autoclave de calor húmedo por calor seco por radiación por microondas mediante el uso de gases mediante equipos de arco voltaico por incandescencia

Manejo de Efluentes Líquidos y Emisiones Atmosféricas: Los residuos líquidos provenientes de generadores de residuos hospitalarios y similares, se encuentran cargados principalmente por materia orgánica y algunas sustancias químicas que son vertidas a los efluentes, principalmente de áreas de lavandería y laboratorios clínicos. La peligrosidad de estos residuos líquidos radica en su contenido de microorganismos patógenos, materia orgánica y sustancias de interés sanitario, lo cual incide notoriamente en la calidad del efluente generado. Los generadores de residuos hospitalarios deben obtener los permisos, licencias o autorizaciones a que haya lugar y cumplir con los estándares ambientales de vertimientos según el Decreto 1594 de 1984 o las normas que lo modifiquen o sustituyan. Por lo anterior los Establecimientos de Sanidad Militar con el fin de cumplir los estándares mencionados, podrán reducir la cantidad de residuos que son vertidos al efluente, de tal forma que la carga orgánica que se aporta no exceda los estándares exigidos. Esto se logra mediante la implementación de tecnologías limpias y procedimientos que limiten la generación de vertimientos líquidos contaminantes. Para obtener el Permiso de Vertimientos Líquidos, conforme el Decreto 1594 del 84, se deberá efectuar la correspondiente caracterización de vertimientos, según lo determine la autoridad ambiental competente. Para llevara a cabo una caracterización de los residuos líquidos se requiere conocer las instalaciones sanitarias del ESM (planos de redes sanitarias), con el fin ubicar cajas de inspección, establecer el recorrido y sitios de confluencia de los residuos provenientes de las diferentes secciones o servicios, pudiendo inferir de esta forma, el tipo de residuos de que se trata, de acuerdo al sitio de procedencia de los mismos. Los pasos a seguir para desarrollar un estudio de caracterización de los residuos líquidos son los siguientes:

30 Identificación de los sitios de confluencia de los residuos, de las dependencias de donde provienen, y determinación de los puntos de muestreo. Determinación del tipo de muestreo a efectuar. tomada en un momento específico), o compuesto volúmenes aportados por varias muestras simples, iguales de tiempo, durante un período previamente aportada por cada muestra simple depende del momento de la toma de la misma).

Simple (una muestra (conformado con los tomadas a intervalos definido. La cantidad caudal medio en el

En cuanto a las emisiones gaseosas internas se guiarán por las normas de salud ocupacional en los ambientes de trabajo y por las normas ambientales en lo relacionado con emisiones atmosféricas para lo cual se debe dar cumplimiento al Decreto 948 de 1995 como las normas que le reglamenten, modifiquen o sustituyan. Programa de Seguridad industrial: En este aspecto el Establecimiento de Sanidad Militar debe dar cumplimiento a la normatividad que en materia de Salud Ocupacional se ha expedido al interior de la institución y la cual se enuncia a continuación: Acuerdo No. 025 de febrero 20 de 2003 del Consejo Superior de Salud de las FF.MM. y la Policía Nacional, por el cual se define la política y se señala los lineamientos generales para el desarrollo del Programa de Salud Ocupacional en el Ministerio de Defensa Nacional, Fuerzas Militares y Policía Nacional. Directiva Permanente No. 11016-1/2003 “Programa de Salud Ocupacional en los Establecimientos de Sanidad Militar del Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares”, suscrita por el Comando General. Directiva Permanente No. 110091/2004 Ocupacional en las Fuerzas Militares”.

“Programa

de

Salud

Por lo anterior los Establecimientos de Sanidad Militar son responsables de: Dotar al personal que maneje los residuos hospitalarios con elementos y equipos de protección necesarios, los cuales deben estar de acuerdo a lo establecido en el Manual de Bioseguridad expedido por el Comando General y por la normatividad vigente en la materia, tales como:

31 mascarillas y protectores oculares, mascarilla buconasal, braceras, guantes, delantal de caucho, gorro y zapatos adecuados para dichos procedimientos. Dichos elementos de protección personal deben ser seleccionados de acuerdo a la necesidad particular de cada ESM y deben como mínimo cumplir los siguientes parámetros: Ofrecer adecuada protección contra el riesgo particular para el cual fue diseñado, ser adecuadamente confortable cuando lo usa el trabajador, adaptarse cómodamente, sin interferir en los movimientos naturales de la persona que lo usa, ofrecer garantía de durabilidad y poderse desinfectar y limpiar adecuadamente. Suministrar guarda ropas, unidad sanitaria, sitios y estanterías exclusivas para el almacenamiento de los elementos de protección personal, los cuales deben mantenerse en óptimas condiciones de aseo. Adoptar las medidas de higiene y seguridad permitirán proteger la salud de los funcionarios y prevenir riesgos que atenten contra su integridad. Aplicar los esquemas de vacunación al personal que manipula residuos hospitalarios tales como: Hepatitis B, Rubéola y Tétanos. Contemplar aspectos de capacitación en procedimientos de bioseguridad y el trabajo, higiene personal y protección personal, y las demás enunciadas en el presente manual en cuanto al programa de formación y capacitación requerida para el manejo de residuos hospitalarios. Disponer de elementos de primeros auxilios para posibles accidentes. Así mismo el personal involucrado en el manejo de residuos hospitalarios tendrá en cuenta las siguientes medidas de seguridad: Conocer sus funciones específicas, la naturaleza y responsabilidades de su trabajo y el riesgo al que está expuesto. Someterse a un chequeo médico general y aplicarse el esquema completo de vacunación. Encontrarse en perfecto estado de salud, no presentar heridas. Desarrollar su trabajo suministrado por el ESM.

con

el

equipo

de

protección

personal

32 Utilizar el equipo de protección adecuado de conformidad con los lineamientos del manual de procedimientos y los que determine el Grupo Administrativo para prevenir todo riesgo. Abstenerse de ingerir alimentos o fumar mientras desarrolla sus labores. Mantener en completo estado de asepsia el equipo de protección personal. Reportar los incidentes, accidentes y demás situaciones especiales que se puedan generar en el momento del manejo de los residuos hospitalarios. Cambiar diariamente su ropa de trabajo y ducharse utilizando jabones desinfectantes. En caso de accidentes de trabajo por lesión con agujas u otro elemento cortopunzante, o por contacto de partes sensibles del cuerpo humano con residuos contaminados, es necesario actuar de acuerdo a las siguientes medidas: Lavado de la herida con abundante agua y jabón bactericida, permitiendo que sangre libremente, cuando la contaminación es en piel. Si la contaminación se presenta en los ojos se deben irrigar estos con abundante solución salina estéril o agua limpia. Si esta se presenta en la boca, se deben realizar enjuagues repetidos con abundante agua limpia. Se debe diligenciar el Formato Único de Reporte de Accidente de Trabajo (FURAT) y reportarlo a la Dirección de Sanidad de su respectiva fuerza (Personal Militar y Civil 1214) y a la Administradora de Riesgos Profesionales a la cual se encuentre afiliado el Ministerio de Defensa (personal Civil Ley 100), siguiendo los lineamientos establecidos en la Directiva Permanente No. 80001 emitida por el Comando General, o según las normas que la adicionen o modifiquen. Al accidentado se le debe realizar la evaluación médica y aplicación del protocolo para la atención de accidentes por riesgo biológico según lo establecido en el Manual de Bioseguridad emanado por el Comando General. La atención medica estará a cargo de: El Establecimiento de Sanidad Militar (Personal Militar y Civil 1214) y la Administradora de Riesgos Profesionales a la cual se encuentre afiliado el Ministerio de Defensa (personal Civil Ley 100). Complementario a lo enunciado anteriormente se deben aplicar los lineamientos establecidos en el Manual Bioseguridad y Riesgo Biológico emanado por la Dirección General de Sanidad Militar.

33

Plan de Contingencias: El Plan de Contingencia debe contemplar las medidas para situaciones de emergencia por manejo de residuos hospitalarios y similares por eventos como sismos, incendios, interrupción del suministro de agua o energía eléctrica, problemas en el servicio público de aseo, suspensión de actividades, alteraciones del orden público y de mas que se puedan presentar al interior del Establecimiento de Sanidad Militar. Dicho Plan debe contener como mínimo los siguientes ítems: Responsabilidades y canales de comunicación. Planteamiento preemergencia. Reconocimiento y prevención de emergencia. Tratamiento y primeros auxilios y médicos. Procedimientos de alerta. Seguridad y control local. Procedimientos de descontaminación. Acciones de respuesta y seguimiento. Equipos de protección y emergencia personales. Rutas de evacuación y procedimientos respectivos. Los planes de contingencias deben ser coordinados con las Brigadas de Emergencias y Desastres establecidos en el respectivo Establecimiento de Sanidad Militar. En el evento de una emergencia en cualquiera de las actividades de manejo de los residuos, la persona responsable estará en la obligación de coordinar y desarrollar las siguientes actividades entre otras: Dar notificación inmediata de lo sucedido al Director del ESM, al Comité de Salud Ocupacional, al grupo administrativo de gestión ambiental y sanitaria y al grupo de brigadas de emergencias y desastres del ESM, con el mayor número de detalles que permitan obtener la ayuda que se requiera. Tomar medidas inmediatas para evitar que las áreas adyacentes al lugar del evento se vean afectadas por fuegos, derrames, explosiones o contaminación por residuos hospitalarios de origen infeccioso. Una vez superada la emergencia, se deben tomar las siguientes acciones: El Establecimiento de Sanidad Militar dará aviso por escrito a la autoridad competente (Corporación Autónoma Regional y Dirección de Sanidad de su

34 respectiva fuerza) en un plazo no mayor a dos semanas, después de superada ésta con la siguiente información: Causa que generó la emergencia. Resumen de las acciones tomadas durante y posterior a la emergencia. Descripción de los daños materiales, personas y al medio ambiente. Diligenciamiento de Formulario, Calculo y Análisis de Indicadores: El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial estableció el Formulario RH1, el cual debe ser diligenciado oportunamente por el Establecimiento de Sanidad Militar, así mismo los registros contemplados en el formulario en mención permitirán calcular los indicadores establecidos en el Anexo No. 5. Diariamente el Establecimiento de Sanidad Militar debe consignar en el formulario RH1 el tipo y cantidad de residuos, en peso y unidades, que entrega al prestador del servicio especial de aseo, para tratamiento y/o disposición final o someterlos a desactivación para su posterior disposición en relleno sanitario, especificando tipo de desactivación, sistema de tratamiento y/o disposición final que se dará a los residuos. La información contemplada diariamente en el formulario debe consolidarse mensualmente, para ser presentada semestralmente a la autoridad ambiental y sanitaria competente de la zona o según requerimientos especiales que se presenten. Por su parte el prestador del servicio especial de aseo, verificará que la cantidad de residuos entregada por el ESM sea la declarada, y que las condiciones en las cuales se entregan cumplan con los lineamientos establecidos en el presente manual. Este formulario debe estar a disposición para cualquier solicitud de las autoridades ambientales o de la Dirección General de Sanidad Militar y/o Dirección de Sanidad de su respectiva Fuerza. De igual manera el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial estableció el Formulario RHPS (Anexo No. 5) el cual debe ser diligenciado por las empresas que presten el servicio de tratamiento final de los residuos hospitalarios (Gestión externa), pero es importante resalta que si el Establecimiento de Sanidad Militar es el encargado de hacer el tratamiento y disposición final (Incineración, Rellenos sanitarios, etc) tienen la obligación de llenar diariamente este formulario consignando allí la cantidad de residuos tratados, en peso y unidades.

35 Los indicadores establecidos en el Anexo No. 5 deben ser calculados mensualmente por el Establecimiento de Sanidad Militar según la consolidación de la información registrada en el Formulario RH1. Monitoreo del Programa: El Establecimiento de Sanidad Militar a través del Grupo Administrativo y de Gestión Ambiental, establecerá los mecanismos para realizar un monitoreo continuo al plan con el fin de hacer control y seguimiento continuo que garantice se ejecuten todas y cada una de las actividades contempladas en el presente manual fin, así como determinar el cumplimiento de funciones, normas, protocolos de bioseguridad, programas, etc, para lo cual es requerido establecer procedimientos y/o actividades tales como auditorias internas, listas de chequeo, y demás, realizando los ajustes que sean necesarios al Plan de Gestión Integral de Desechos Hospitalarios del ESM.

36 3.2

GESTIÓN EXTERNA DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS

La gestión externa es el conjunto de operaciones y actividades que se le realizan a los residuos hospitalarios por fuera del Establecimiento de Sanidad Militar, por lo general dichas actividades son contratadas con empresas especiales de aseo que prestan el servicio de recolección y disposición final de los residuos hospitalarios. Sin embargo no se puede desconocer que algunos ESM por cuestiones de ubicación geográfica y/o problemas de orden público deben adelantar la recolección, aprovechamiento, tratamiento y/o disposición final. Es importante resaltar que independientemente que el ESM tenga contratado el servicio especial de aseo para la recolección y disposición final de los residuos hospitalarios, es su responsabilidad verificar que en la gestión externa de los residuos, se de cumplimiento en las condiciones de recolección, transporte, desactivación de alta eficiencia y disposición final según lo establecido en la normatividad vigente en la materia y lo planteado en el presente manual, reportando las observaciones pertinentes a dicha entidad con el fin de tomar los correctivos necesarios y de no ser así reportar antes las respectivas autoridades sanitario ambientales de la zona. El Establecimiento de Sanidad Militar debe realizar visitas de verificación a las entidades contratadas con el fin de de hacer seguimiento a las actividades más relevantes que se realizan en la gestión externa, entre las cuales encontramos: Diagnostico Ambiental y Sanitario. Programa de Formación y Educación. Recolección de Residuos. Transporte de Residuos. Almacenamiento de Residuos. Procesos de Tratamiento. Programa de Control de efluentes líquidos y emisiones gaseosas. Elaboración de plan de contingencias. Programa de monitoreo y control. Elaboración de Informes a las autoridades de control y vigilancia ambiental y sanitaria. Programas de Tecnologías Limpias diseñadas e implementadas. Elaboración de cronograma de actividades. Revisión constante y mejoramiento continuo de los programas y actividades. Diligenciamiento y Reporte del Formulario RHPS.

37 Según visitas realizadas a los Establecimientos de Sanidad Militar se ha podido constatar que dentro de los procedimientos mas comunes que corresponden a la Gestión Externa y que se llevan a cabo en algunos de los ESM encontramos el Transporte e Incineración de Residuos hospitalarios, para lo cual se deben adoptar las especificaciones dadas en los Anexos No. 6 y 7 respectivamente. Manejo de Desechos Hospitalarios en Áreas de Combate: Adicionalmente no se puede desconocer que las condiciones sociopoliticas de conflicto interno que vive actualmente el país y que dentro del cumplimiento de la misión institucional como Fuerzas Militares se debe desarrollar el Programa de Salud Operacional el cual corresponde a las actividades en salud inherentes a las Operaciones Militares, lo que genera que se produzcan diferentes tipos de residuos hospitalarios en la atención del personal herido en combate en campos abiertos y apartados de los Establecimientos de Sanidad Militar. Por lo anterior los Establecimientos de Sanidad Militar deben brindar capacitaciones a los Enfermeros de Combate con el fin de orientar el adecuado y oportuno manejo de los Residuos Hospitalarios generados en dichas áreas y con lo que se busca minimizar los posibles riesgos de contaminación ambiental.

38

ANEXO No. 1

CLASIFICACIÓN DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS

39

CLASIFICACIÓN DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS Mediante el Decreto 2676 de 2000 y con el fin de unificar criterios a nivel nacional el Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de la Protección Social estableció dos grandes grupos para la clasificación de los residuos hospitalarios, el primero corresponde al grupo de los Residuos No Peligrosos y el segundo al grupo de los Residuos Peligrosos, los cuales a su vez presentan subdivisiones, tal como se presenta a continuación:

RESIDUOS HOSPITALARIOS

Residuos NO Peligrosos

Infecciosos o de Riesgo Biologico. Biologico. Biodegradables

Residuos Peligrosos

Químicos

Radiactivos

Biosanitarios

Fármacos

Anatomopatológicos

Citotóxicos

Cortopunzantes

Metales Pesados

Animales

Reactivos

Reciclables Inertes Ordinarios o Comunes

Contenedores Presurizados Aceites Usados

RESIDUOS NO PELIGROSOS: Son aquellos producidos por el Establecimiento de Sanidad Militar en sus diferentes áreas y que no presentan riesgo para la salud humana y/o el medio ambiente. Vale la pena aclarar que cualquier residuo hospitalario no peligroso sobre el que se presuma el haber estado en contacto con residuos peligrosos debe ser tratado como tal. Los residuos no peligros se dividen en Biodegradables, Reciclables, Inertes y Ordinarios ò Comunes. 1.1 BIODEGRADABLES: Son aquellos restos químicos o naturales que se descomponen fácilmente al entrar en contacto con el ambiente. En estos restos se encuentran los vegetales, residuos alimenticios no infectados,

40 papel higiénico, papeles no aptos para reciclaje, jabones y detergentes biodegradables, madera y otros residuos que puedan ser transformados fácilmente en materia orgánica. 1.2 ORDINARIOS O COMUNES: Son aquellos generados en el desempeño normal de las actividades. Estos residuos se generan en oficinas, pasillos, áreas comunes, cafeterías, salas de espera, auditorios y en general en todos los sitios del ESM. 1.3 INERTES: Son aquellos que no se descomponen ni se transforman en materia prima y su degradación natural requiere grandes períodos de tiempo. Entre estos se encuentran: el icopor, algunos tipos de papel como el papel carbón y algunos plásticos. 1.4 RECICLABLES: Son aquellos que no se descomponen fácilmente y pueden volver a ser utilizados en procesos productivos como materia prima. Entre estos residuos se encuentran: algunos papeles y plásticos, chatarra, vidrio, telas, radiografías, partes y equipos obsoletos o en desuso, entre otros.

RESIDUOS PELIGROSOS

Son aquellos residuos producidos por el Establecimiento de Sanidad Militar y los cuales poseen algunas de las siguientes características: infecciosos, combustibles, inflamables, explosivos, reactivos, radiactivos, volátiles, corrosivos y/o tóxicos. Dichos residuos pueden causar daño a la salud humana y/o al medio ambiente. Así mismo se consideran peligrosos los envases, empaques y embalajes que hayan estado en contacto con los residuos en mención. Los residuos peligrosos de dividen en: Residuos Infecciosos o de Riesgo Biológico (Biosanitarios, anatomopatológicos, Cortopunzantes y Animales), Residuos Químicos (Fármacos parcialmente consumidos o vencidos, Citotóxicos, Metales Pesados, Reactivos, Contenedores presurizados y Aceites Usados) y Residuos Radiactivos.

41 2.1

RESIDUOS INFECCIOSOS O DE RIESGO BIOLÓGICO

Son aquellos que contienen microorganismos patógenos tales como bacterias, parásitos, virus, hongos, virus oncogénicos y recombinantes como sus toxinas, con el suficiente grado de virulencia y concentración que pueda producir una enfermedad infecciosa en huéspedes susceptibles. Todo residuo hospitalario y similar que se sospeche haya sido mezclado con residuos infecciosos (incluyendo restos de alimentos parcialmente consumidos o sin consumir que han tenido contacto con pacientes considerados de alto riesgo) o genere dudas en su clasificación, debe ser tratado como tal. Estos residuos se dividen en cuatro: Biosanitarios, Anatomopatológicos, Cortopunzantes y Animales. 2.1.1 BIOSANITARIOS: Son todos aquellos elementos o instrumentos utilizados durante la ejecución de los procedimientos asistenciales que tienen contacto con materia orgánica, sangre o fluidos corporales del paciente humano o animal tales como: gasas, apósitos, aplicadores, algodones, drenes, vendajes, mechas, guantes, bolsas para transfusiones sanguíneas, catéteres, sondas, material de laboratorio como tubos capilares y de ensayo, medios de cultivo, láminas porta objetos y cubre objetos, laminillas, sistemas cerrados y sellados de drenajes, ropas desechables, toallas higiénicas, pañales o cualquier otro elemento desechable que la tecnología médica introduzca. 2.1.2 ANATOMOPATOLÓGICOS: Son los provenientes de restos humanos, muestras para análisis, incluyendo biopsias, tejidos orgánicos amputados, partes y Fluidos corporales, que se remueven durante necropsias, cirugías u otros procedimientos, tales como placentas, restos de exhumaciones entre otros. 2.1.3 CORTOPUNZANTES: Son aquellos que por sus características punzantes o cortantes pueden dar origen a un accidente percutáneo infeccioso. Dentro de éstos se encuentran: limas, lancetas, cuchillas, agujas, restos de ampolletas, pipetas, láminas de bisturí o vidrio, y cualquier otro elemento que por sus características cortopunzantes pueda lesionar y ocasionar un riesgo infeccioso. 2.1.4 ANIMALES: Son aquellos provenientes de animales de experimentación, inoculados con microorganismos patógenos y/o los provenientes de animales portadores de enfermedades infectocontagiosas. 2.2

RESIDUOS QUÍMICOS

Son los restos de sustancias químicas y sus empaques u cualquier otro residuo contaminado con éstos, los cuales, dependiendo de su

42 concentración y tiempo de exposición tienen el potencial para causar la muerte, lesiones graves o efectos adversos a la salud y el medio ambiente. Estos residuos se dividen en seis: Fármacos parcialmente consumidos, vencidos y/o deteriorados, Residuos Citotóxicos, Metales Pesados, Reactivos, Contenedores Presurizados y Aceites Usados. Los residuos de tipo químico son preferibles manejarlos en sus propios envases, empaques y recipientes atendiendo las instrucciones dadas en sus etiquetas y fichas de seguridad y/o toxicologicas, las cuales se deben de gestionar con los proveedores de los diferentes químicos y ubicarlas en lugares apropiados para que todo el personal expuesto a dichos productos, conozcan las precauciones en cuanto a manejo y almacenamiento, así como las acciones a realizar frente a una exposición inadecuada ò en la ocurrencia de un accidente. 2.2.1 FÁRMACOS PARCIALMENTE CONSUMIDOS, VENCIDOS Y/O DETERIORADOS: Son aquellos de medicamentos vencidos, deteriorados y/o excedentes de las sustancias que han sido empleadas en cualquier tipo de procedimiento, dentro de los cuales se incluyen fraudulentos, decomisados, alterados, además sus empaques incluso si no han entrado en contacto con los pacientes ni con los agentes infecciosos, pero que constituyen un peligro a la salud debido a sus características tales como corrosividad, reactividad, inflamabilidad, toxicidad, explosividad y radiactividad, por tanto requieren manejo diferente y separado del resto de las demás clases de residuos. Se consideran también los residuos producidos en laboratorios farmacéuticos que no cumplen con los estándares de calidad, Incluye sus empaques y presentaciones. Respecto a los empaques y envases que no hayan estado en contacto directo con los residuos de fármacos, podrán ser reciclados previa destrucción de los mismos con el fin de evitar que estos sean utilizados en procesos de falsificación de medicamentos. Este tipo de residuos deben ser tratados tal y como se establece en el Anexo No. 4 del presente manual. 2.2.2 RESIDUOS DE CITOTÓXICOS: Son los excedentes de fármacos provenientes de tratamientos oncológicos y elementos utilizados en su aplicación tales como: jeringas, guantes, frascos, batas, bolsas de papel absorbente y demás material usado en la aplicación del fármaco. 2.2.3 METALES PESADOS: Son cualquier objeto, elemento o restos de éstos en desuso, contaminados o que contengan metales pesados como: Plomo, Cromo, Cadmio, Antimonio, Bario, Niquel, Estaño, Vanadio, Zinc, Mercurio. Este último procedente del servicio de odontología debido a procesos de retiro o preparación de amalgamas, por rompimiento de termómetros y demás accidentes de trabajo en los que esté presente el mercurio. También se incluyen entre otros el Cadmio Cd, el Plomo Pb procedente de baterías y el Arsénico procedente de algunos medicamentos.

43 En general incluye cualquier metal pesado de carácter tóxico o acumulativo en los seres vivos y presente en los ambientes donde ellos viven 2.2.4 REACTIVOS: Son aquellos que por si solos y en condiciones normales, al mezclarse o al entrar en contacto con otros elementos, compuestos, sustancias o residuos, generan gases, vapores, humos tóxicos, explosión o reaccionan térmicamente colocando en riesgo la salud humana o el medio ambiente. Incluyen líquidos de revelado y fijado, de laboratorios, medios de contraste, reactivos de diagnóstico in vitro y de bancos de sangre. 2.2.5 CONTENEDORES PRESURIZADOS: Son los empaques presurizados de gases anestésicos, medicamentos, óxidos de etileno y otros que tengan esta presentación, bien se encuentren llenos o vacíos. 2.2.6 ACEITES USADOS: Son aquellos aceites con base mineral o sintética que se han convertido o tornado inadecuado para el uso asignado o previsto inicialmente, tales como: lubricantes de motores, de transformadores, usados en vehículos, grasas, aceites de equipos, residuos de trampa grasas.

2.3

RESIDUOS RADIACTIVOS

Son las sustancias emisoras de energía predecible y continua de forma alfa, beta o en forma de fotones, cuya interacción con la materia, puede dar a la emisión de rayos x y neutrones. Incluye trazadores y químicos contra el cáncer, líquidos de pacientes con terapias a base de sustancias radiactivas y equipos con fuentes radiactivas. Este tipo de residuos deben clasificarse y segregarse en el mismo lugar de generación e inmediatamente que se producen, para facilitar su manejo. Deben segregarse tanto los sólidos como los líquidos, de forma diferenciada y en recipientes diferentes a los residuos comunes.

44

ANEXO No. 2

CÓDIGO DE COLORES Y ROTULACIÓN PARA LA SEGREGACIÓN EN LA FUENTE DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS

45 CÓDIGO DE COLORES Y ROTULACIÓN ESTANDARIZADA PARA LA SEGREGACIÓN EN LA FUENTE DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS Para el adecuado manejo de los desechos hospitalarios es necesario la adopción de un código único de colores que permita unificar la segregación y presentación de las diferentes clases de residuos generados en el ESM y de esta manera facilitar su adecuada gestión. La utilización del código de colores permitirá que cualquier integrante del Establecimiento de Sanidad Militar pueda identificar de manera inmediata el tipo de residuo y por ende asuma las medidas de precaución dependiendo del riesgo especifico de cada residuo, así mismo la adopción del código de colores permitirá que se lleven a cabo los debidos procesos tanto en la gestión interna como en la gestión externa. El correspondiente Código de Colores debe implementarse y aplicarse tanto en los recipientes rígidos reutilizables como las canecas, así como en bolsas y recipientes desechables. Según la normatividad reciente expedida en la materia, se debe adoptar una gama básica de cuatro colores: Rojo, Verde, Gris y Púrpura Semitranslucido, los cuales deben ser utilizados de acuerdo a las especificaciones dadas en el presente manual. Es importante mencionar que adicionalmente a la aplicación del código de colores se debe hacer una rotulación, tal y como se indica en el siguiente cuadro: CLASE DE RESIDUO PELIGROSOS (Biodegradables)

NO PELIGROSOS (Reciclables Plástico)

CONTENIDO BÁSICO Hojas y tallos de los árboles, grama, barrido del prado, resto de alimentos antes y después de la preparación

COLOR

RECIPIENTE Rotular con: NO PELIGROSOS BIODEGRADABLES

Verde

Pastas de plástico, vajilla, garrafas, recipientes de polipropileno, bolsas de suero y polietileno.

Rotular con:

Gris

RECICLABLE PLÁSTICO.

46 NO PELIGROSOS (Reciclables Vidrio)

Rotular con:

Toda clase de vidrio.

Gris NO PELIGROSOS (Reciclables Cartón similares)

Cartón, papel, plegadiza, archivo y periódico.

RECICLABLE VIDRIO Rotular con:

y

NO PELIGROSOS (Reciclables Chatarra)

Gris Toda clase de metales

Gris NO PELIGROSOS (Ordinarios e Inertes)

Servilletas, empaques de papel plastificado, barrido, colillas¸ icopor, vasos desechables, papel carbón, tela, radiografía.

PELIGROSOS INFECCIOSOS – QUÍMICOS (Biosanitarios, Cortopunzantes y Citotóxicos)

Compuestos por cultivos, mezcla de microorganismos, medios de cultivo, vacunas vencidas o inutilizadas, filtros de gases utilizados en áreas contaminadas por agentes infecciosos o cualquier residuo contaminado por éstos y los demás determinados en libro tal de la OMS los cuales forman parte de este manual.

Verde

RECICLABLE CARTÓN PAPEL. Rotular:

RECICLABLE CHATARRA Rotular con: NO PELIGROSOS ORDINARIOS Y/O INERTES Rotular con:

Rojo RIESGO BIOLÓGICO

47 PELIGROSOS INFECCIOSOS Anatomopatológi cos y animales

QUÍMICOS

Amputaciones, muestras para análisis, restos humanos, residuos de biopsias, partes y fluidos corporales, animales o parte de ellos inoculados expuestos a enfermedades infecciosas.

Rotular con:

Rojo

Resto de sustancias químicas y sus empaques o cualquier otro residuo contaminado con estos.

Rotular:

Rojo QUÍMICOS METALES PESADOS

Objetos, elementos o restos de éstos en desuso, contaminados o que contengan metales pesados como: plomo, cromo, cadmio, antimonio, bario, niquel, estaño, vanadio, zinc, mercurio.

RADIOACTIVOS Estos residuos deben llevar una etiqueta donde claramente se vea el símbolo negro internacional de residuos radioactivos y las letras, también en negro RESIDUOS RADIACTIVOS.

RIESGO BIOLÓGICO

RIESGO QUÍMICO Rotular:

Rojo METALES PESADOS [Nombre del metal contenido] RIESGO QUÍMICO Rotular:

Púrpura RADIOACTIVOS.

OTRAS ROTULACIONES Residuos Cortopunzantes: Todos los recipientes que contengan residuos cortopunzantes deben rotularse de la siguiente forma:

48

Áreas de almacenamiento o Vehículos de transporte de Residuos Hospitalarios: Todas las áreas y vehículos donde se almacenen y/o transportes Residuos Hospitalarios deberán estar señalizadas con el rotulo “Identificación Riesgos de Materiales”, así.

49

ANEXO No. 3

CARACTERÍSTICAS DE LOS RECIPIENTES PARA LA SEGREGACIÓN EN LA FUENTE DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS

50 CARACTERÍSTICAS DE LOS RECIPIENTES UTILIZADOS PARA LA SEGREGACIÓN DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS, ASÍ COMO PARA SU DISPOSICIÓN FINAL Para la correcta segregación de los residuos se ubicarán los recipientes en cada una de las áreas y servicios del Establecimiento de Sanidad Militar, en las cantidades necesarias de acuerdo con el tipo y cantidad de residuos generados. Los recipientes utilizados deben cumplir con las especificaciones que se relacionan a continuación:

RECIPIENTES REUTILIZABLES:

-

Livianos, de tamaño que permita almacenar entre recolecciones. La forma ideal puede ser de tronco cilíndrico, resistente a los golpes, sin aristas internas, provisto de asas que faciliten el manejo durante la recolección.

-

Construidos en material rígido impermeable, de fácil limpieza y resistentes a la corrosión como el plástico.

-

Dotados de tapa con buen ajuste, bordes redondeados y boca ancha para facilitar su vaciado.

-

Construidos en forma tal que estando cerrados o tapados, no permitan la entrada de agua, insectos o roedores, ni el escape de líquidos por sus paredes o por el fondo.

-

Capacidad de acuerdo con lo que establezca el Programa de Gestión Integral de Residuos Hospitalarios de cada ESM.

-

Ceñido al Código de colores estandarizado. Si el ESM carece de los recipientes que se ajusten al correspondiente código de colores, mientras se hace la respectiva adquisición se podrá utilizar recipientes de cualquier color, siempre y cuando la bolsa de color estandarizado cubra la mitad del exterior del recipiente y se encuentre perfectamente rotulado indicando el tipo de residuos que allí se deposita.

-

Los recipientes deben ir rotulados con el nombre del departamento, área o servicio al que pertenecen, el residuo que contienen y el correspondiente símbolo internacional tal y como lo establece el presente manual (Ej: símbolo internacional Riesgo Biológico, símbolo internacional Metales Pesados, símbolo internacional Reciclable, etc.).

51 -

Los residuos anatomopatológicos, de animales, biosanitarios y cortopunzantes serán empacados en bolsas rojas desechables y/o de material que permita su desactivación o tratamiento, asegurando que en su constitución no contenga PVC u otro material que posea átomos de cloro en su estructura química.

-

Los recipientes para residuos infecciosos o de riesgo biológico deben ser del tipo tapa y pedal.

Es importante establecer la periodicidad y procedimientos para el lavado, desinfección y secado de los recipientes reutilizables y contenedores de bolsas desechables. Dichos aspectos deben estar contenidos en los respectivos programas de aseo y desinfección establecidos por el Grupo Administrativo y Sanitario de cada Establecimiento de Sanidad Militar. BOLSAS DESECHABLES -

La resistencia de las bolsas debe soportar la tensión ejercida por los residuos contenidos y por su manipulación.

-

El material plástico de las bolsas para residuos infecciosos, debe ser polietileno de alta densidad, o el material que se determine necesario para la desactivación o el tratamiento de estos residuos.

-

El peso individual de la bolsa con los residuos no debe exceder los 8 Kg.

-

La resistencia de cada una de las bolsas no debe ser inferior a 20 Kg.

-

Los colores de bolsas seguirán el código establecido, serán de alta densidad y calibre mínimo de 1.4 para bolsas pequeñas y de 1.6 milésimas de pulgada para bolsas grandes, suficiente para evitar el derrame durante el almacenamiento en el lugar de generación, recolección, movimiento interno, almacenamiento central y disposición final de los residuos que contengan.

-

Para las bolsas que contengan residuos radiactivos estas deberán ser de color púrpura semitransparente con la finalidad de evitar la apertura de las bolsas cuando se requiera hacer verificaciones por parte de la empresa especializada contratada para la disposición final.

52

RECIPIENTES PARA RESIDUOS CORTOPUNZANTES Los recipientes para residuos cortopunzantes deben ser desechables y cuando se lleven a cabo las respectivas adquisiciones se deben tener las siguientes características: -

Rígidos, en polipropileno de alta densidad u otro polímero que no contenga P.V.C.

-

Resistentes a ruptura y perforación por elementos cortopunzantes.

-

Con tapa ajustable o de rosca, de boca angosta, de tal forma que al cerrarse quede completamente hermético.

-

Rotulados de acuerdo a la clase de residuo.

-

Livianos y de capacidad no mayor a 2 litros.

-

Tener una resistencia a punción cortadura superior a 12,5 Newton

-

Desechables y de paredes gruesas.

Todos los recipientes que contengan residuos cortopunzantes deben rotularse tal y como se estableció en el anexo relacionado con código de colores y rotulación (Anexo No. 3) RECIPIENTES PARA RESIDUOS RADIACTIVOS Los residuos radiactivos solcitos y líquidos deben segregarse de forma diferenciada y en recipientes diferentes. Los recipientes para la segregación, recolección y almacenamiento de los residuos radiactivos deben ser adecuados a las características físicas, químicas, biológicas y radiológicas de los productos que contendrán, y deben mantener su integridad para evitar el escape de sustancias radiactivas. La contaminación superficial externa de esos recipientes debe ser inferior a 4 Bg/cm2 para emisiones gammas y beta y a 0.4 Bq/cm2 para emisiones en una superficie de 300 cm2. Los residuos radiactivos líquidos se deben recoger en envases plásticos de boca ancha, con buen cierre y se debe medir y registrar el ph de las

53 soluciones, el cual podrá oscilar en el rango de 7.0 a 8.0. Los residuos líquidos orgánicos que pueden atacar los envases plásticos, se deben conservar en recipientes de vidrio, los cuales serán colocados dentro de un recipiente metálico capaz de contener el volumen de los residuos en caso de rotura del vidrio.

RECIPIENTES PARA EL RECICLAJE: El Establecimiento de Sanidad Militar debe utilizar recipientes que faciliten la selección, almacenamiento y manipulación de estos residuos, asegurando que una vez clasificados no se mezclen nuevamente en el proceso de recolección.

54

ANEXO No. 4

GESTIÓN DE LOS RESIDUOS QUÍMICOS “MEDICAMENTOS”

55 GESTIÓN DE LOS RESIDUOS QUÍMICOS “MEDICAMENTOS” El presente anexo constituye una herramienta para el manejo de los residuos de los medicamentos incluyendo envases y empaques. Tanto el medicamento como los envases primarios y secundarios, empaques y etiquetas deben ser destruidos en su totalidad previo a su disposición final. Algunos empaques, envases y etiquetas, podrán ser reciclados previa inutilización de estos, antes de ser entregados al prestador de servicio especial de aseo (ej. triturar los frascos de vidrio, para obtener polvo de vidrio el cual puede ser reutilizado; las cajas y etiquetas deben ser sometidas a destrucción en molinos y posteriormente reciclar el papel). Dependiendo del tipo de material y del propósito de reuso, se debe realizar una apropiada desactivación, como limpieza o desinfección. EN NINGÚN CASO se dispondrán o desecharan empaques, envases y etiquetas en perfecto estado sin que hayan sido previamente destruidos. La incineración, como método de tratamiento de estos residuos, es tal vez el método de mayor eficacia y con el que se logra la destrucción total del producto. Independiente del método de tratamiento y disposición final, el Establecimiento de Sanidad Militar debe asegurar que estos residuos NO representen un riesgo para la salud, y el medio ambiente. Entre otros aspectos deben considerar: En primera instancia es importante cuantificar, clasificar y separar los medicamentos de acuerdo a su grado de riesgo. Los medicamentos sólidos de bajo riesgo se trituran o muelen para inutilizarlos, se mezclan con material inerte en igual proporción y se entregan en bolsas al prestador deservicio especial de aseo. Algunos productos líquidos fotosensibles de bajo riesgo, se exponen a la luz solar por un tiempo de 24 horas. Para lograr su descomposición y posteriormente se diluyen con abundante agua y se vierten al drenaje previa obtención de permiso de vertimiento de la autoridad ambiental competente. Grandes cantidades de tabletas pueden ser mezcladas con otros medicamentos en diferentes tambores o contenedores para evitar altas concentraciones de un solo medicamento en un único contenedor. Sin embargo, debe evitarse la mezcla con medicamentos anti-neoplásicos, antiinfecciosos o sustancias controladas.

56 Disposición final de los medicamentos que no representan un riesgo a la salud y al medio ambiente. Fármacos vencidos o no deseados Los medicamentos vencidos, deteriorados o mal conservados son considerados residuos peligrosos y representan un problema porque constituyen un riesgo para la salud humana y el medio ambiente. La falta de cultura ambiental y de protección a la salud de los prestadores de servicios asistenciales, así como de los productores, han considerado a los medicamentos, como un problema administrativo, que afecta costos y suministros, antes que un riesgo a estos. Los Productos Farmacéuticos vencidos o no deseados (fuera de los estándares de calidad, fraudulentos), NUNCA deben ser usados y siempre se consideran un residuo químico peligroso. Se encuentran dentro de este grupo: Los medicamentos alterados o producidos fuera de los estándares de calidad. Los productos estériles y jarabes abiertos (estén o no vencidos). Los productos farmacéuticos que debían almacenarse teniendo en cuenta la cadena de frío y que no fue así (por ejemplo; insulina, polipéptidos, hormonas, gamaglobulinas, vacunas, etc). Las cápsulas y tabletas a granel. Si no se encuentran vencidas estas solo podrán utilizarse si el empaque no ha sido abierto, se encuentran debidamente etiquetadas o se encuentran dentro del blister original y no esta roto. Los medicamentos que han sido usados. Dentro de este grupo también se consideran los antineoplásicos; las sustancias controladas (por ejemplo: narcóticos, psicotrópicos, etc); antibióticos; antisépticos, aerosoles, hormonas y desinfectantes; los cuales requieren de un método de tratamiento y disposición final especial, descrito adelante. Los generadores de este tipo de residuos deben implementar una gestión para la destrucción o disposición de medicamentos de acuerdo a su composición química, toxicidad y estado físico. Los residuos farmacéuticos son considerados todos de alto riesgo, sin embargo estos pueden

57 clasificarse para su tratamiento y disposición final como de Alto, Medio y Bajo riesgo, definidos así: Residuos de medicamentos de bajo riesgo Residuos de Medicamentos en estado liquido, en que se recomienda verter directamente al drenaje, sin ocasionar un riesgo sanitario, como lo son las soluciones parenterales en sus diferentes concentraciones, o los medicamentos que deberán diluirse con abundante agua, antes de disponerse al drenaje, previa obtención de autorizaciones, licencias o permisos y cumpliendo las normas ambientales vigentes se consideran entre otros: Glucosa soluciones inyectables. Cloruro de sodio soluciones inyectables. Sodio/glucosa soluciones inyectables. Sodio/clorhidrato/glucosa. Solución hartmann sol. iny. Bicarbonato sol. iny. Glucosa de calcio sol. iny. Hexahidrato de piperazina jbe. Cloruro de calcio. Paracetamol. Lidocaina soluciones inyectables. Cloruro de potasio. Aluminio y magnesio hidroxido suspensión. Caolin pectina. Metronidazol solucion inyectable, suspensión oral. Sulfato ferroso solución. Cloruro de benzalconio. Soluciones yodadas. Residuos de medicamentos sólidos o semisólidos que se pueden disponer previa obtención de autorizaciones, licencias o permisos y cumpliendo las normas ambientales vigentes vaciando el contenido y mezclándolo con material inerte para inutilizar el producto y referirlo a una celda especial del relleno sanitario, adicionalmente se puede considerar: Tabletas: Triturarlas, diluirlas en agua y verter al alcantarillado. La proporción de agua debe ser mayor a la de tabletas. Cremas o ungüentos: se retira el contenido del envase y se coloca en un papel o cartón para enviarlo al relleno sanitario. Cápsulas: se abren y el contenido se diluye en agua.

58

Dentro de los medicamentos sólidos o semisólidos de bajo riesgo se consideran entre otros: Oxido de zinc crema. Psyllum muscilago (polvo). Lidocaina con hidrocortisona ungüento. Sales para rehidratación oral. Residuos de Medicamentos que se pueden desactivar exponiendo los frascos a la luz solar, durante un tiempo mínimo de 24 horas o hasta descomposición del producto y después proceder a la disposición del medicamento diluido con abundante agua al drenaje previa obtención de autorizaciones, licencias o permisos y cumpliendo las normas ambientales vigentes, son ejemplo de este grupo: Hidrocortisona polvo para solución inyectable. Este mismo procedimiento se puede aplicar a todos medicamentos fotosensibles que se hallen en solución.

aquellos

Residuos de medicamentos de mediano riesgo Residuos de medicamentos en presentación de polvo o tabletas para las cuales se recomienda triturar y mezclar con material inerte hasta dejar inutilizable y después enviar en bolsa a una celda de seguridad del relleno sanitario. Las ampolletas con agua inyectable se deben destruir, verter el liquido directo al drenaje previa obtención de autorizaciones, licencias o permisos y cumpliendo las normas ambientales vigentes, se considera entre otros: Acido acetilsalicilico tabletas. Paracetamol (acetaminofen) tableta. Dipirona tableta. Hidróxido de aluminio y magnesio tabletas. Cimetidina tabletas. Metronidazol tabletas. Sulfato ferroso tabletas. Ácido nalidixico tabletas. Residuos de medicamentos que se pueden desactivar mediante calor, por lo que se pueden someter a desnaturalización en autoclave. Una vez desactivados los líquidos se deberán diluir y verter al drenaje con abundante agua previa obtención de autorizaciones, licencias o permisos y cumpliendo las normas ambientales vigentes. Los sólidos se deberán

59 enviar a una celda especial del relleno sanitario, una vez fuera del empaque y triturados y mezclados con material inerte para que queden inutilizables. Las ampolletas con agua inyectable se deben destruir, verter el líquido después de diluirlo en abundante agua al drenaje previa obtención de autorizaciones, licencias o permisos y cumpliendo las normas ambientales vigentes, se consideran entre otros: Albúmina humana. Antigenos de hudleson. Verazide solucion oral. Dipirona. Diazepan solución inyectable. Salbutamol jarabe o solución. Heparina sodica solución inyectable. Heparina. Vacuna antirrábica. Vacuna toxoide tetanico y difterico. Insulina. Gonadotropina. Hierro dextran solcion. Vacuna bcg. Vacuna antipoliomielitica. Vacuna antisarampion 3. Vacuna antipertussis con toxoide difterico y tetanico (dpt.) Toxoide tetanico. Inmunoglobulina humana antirrabica. Suero antiofidico. Residuos de medicamentos en los cuales se debe vaciar el líquido e inactivarlo con solución de ácido clorhídrico al 10%, después verter al drenaje con abundante agua, previa obtención de autorizaciones, licencias o permisos y cumpliendo las normas ambientales vigentes, se consideran entre otros: Meclicina solución inyectable. Bonadoxina solución inyectable. Vitamina b-12 solución inyectable. Cimetidina solución inyectable. Timetoprin con sulfametoxazol solución. Residuos de medicamentos en tabletas, cápsulas o comprimidos en los que es necesario se pulvericen en fino y después se inactiven con solución de ácido clorhídrico al 10%. El liquido sobrenadante se puede verter al drenaje diluido con abundante agua y el sólido se puede referir al relleno sanitario previa obtención de autorizaciones, licencias o permisos y

60 cumpliendo las normas ambientales vigentes, son algunos ejemplos de este grupo: Aminofilina tabletas. Salbutamol tabletas. Prednisona tabletas. Fenitoina sodica tabletas. Alfametildopa tabletas. Metoprolol tabletas. Tolbutamida tabletas. Metoclopramida clorhidrato tabletas. Diyodohidroxiquinoleina tabletas. Ácido folico tabletas. Sulfisoxasol tabletas. Espironolactona tableta. Fenozopiridina tabletas. Difenilhidantoinato sodico tabletas. Residuos de medicamentos de alto riesgo Por su contenido de compuestos altamente tóxicos, solo podrán disponerse como residuo peligroso en un confinamiento controlado o pueden ser incinerados. Los medicamentos de control especial requieren ser dados de baja de los libros respectivos en presencia de la autoridad sanitaria, antes de ser eliminados. Residuos de medicamentos y productos que requieren su envío a confinamiento para residuos peligrosos: Ketamina sol iny. Homatropina metilbromuro. Clorotiazida tab. Reserpina tab. Tolnaftato sol. Ocitocina sintetica fco ampolletas. Metronidazol óvulos vaginales. Penicilina g. sodica cristalina. Penicilina g. procaina con penicilina cristalina. Penicilina g. benzatinica polvo para suspensión inyectable. Residuos farmacéuticos de manejo especial Aerosoles: Se incluyen: sprays e inhaladores.

61 Este tipo de medicamentos podrán ser incinerados teniendo en cuenta su peligrosidad o podrán ser llevados a la celda de seguridad del relleno sanitario, realizando seguimiento a todo el proceso de disposición final. Medicamentos anti-infecciosos: Estos son medicamentos muy inestables que pueden ser incinerados. En el caso de medicamentos anti-infecciosos líquidos estos pueden dejarse en agua, durante un periodo superior a dos semanas y después realizar un vertimiento controlado previa obtención de los permisos, autorizaciones o licencias ambientales cumpliendo las normas ambientales vigentes. Sustancias controladas: Las sustancias controladas se destruirán mediante la incineración, con la presencia de la autoridad sanitaria o de las autoridades nacionales que ejercen control sobre estas y de la autoridad ambiental si esta lo considera pertinente. Para tal efecto se obtendrán las autorizaciones, licencias, o permisos ambientales necesarios. NO pueden ser dispuestas en los rellenos sanitarios si no han sido incinerados previamente. Antineoplásicos: Los antineoplásicos, también llamados citotóxicos o medicamentos para el tratamiento del cáncer, son altamente contaminantes y peligrosos, si se disponen sin previa desactivación, estos medicamentos deben incinerarse. En caso de no ser posible la incineración, se desactivaran y enviaran a celda especial de relleno sanitario. Los contenedores de antineoplásicos deben llenarse hasta el 50% de su capacidad, después de lo cual se agrega una mezcla bien agitada de cal, cemento y agua en proporciones de 15:15:5 (en peso) hasta llenar el contenedor. Algunas veces puede requerirse una mayor cantidad de agua para lograr una consistencia líquida satisfactoria. Luego los contenedores se sellan con soldadura y se dejan reposar entre 7 y 28 días. Esto formara un bloque sólido, firme, inmóvil en el cual los residuos estén aislados con relativa seguridad, lo que permite su confinamiento en celdas especiales en rellenos sanitarios.

62

ANEXO No. 5

INDICADORES DE GESTIÓN INTERNA Y FORMULARIOS

63

INDICADORES DE GESTIÓN INTERNA Con el fin de establecer los resultados obtenidos en la labor de gestión interna de residuos hospitalarios y similares, el Establecimiento de Sanidad Militar debe calcular mensualmente, como mínimo los siguientes indicadores y dejarlos a disposición de las autoridades ambiental y sanitaria cuando los requieran. Indicadores de destinación: Es el cálculo de la cantidad de residuos sometidos a desactivación de alta eficiencia, incineración, reciclaje, disposición en rellenos sanitarios, u otros sistemas de gestión dividido entre la cantidad total de residuos que fueron generados. El generador debe calcular los siguientes índices expresados como porcentajes y reportarlos en el formulario RH1: Indicadores de destinación para desactivación de alta eficiencia: IDD = Rd / RT *100 Indicadores de destinación para reciclaje: IDR = RR / RT *100 Indicadores de destinación para incineración: IDI = RI / RT * 100 Indicadores de destinación para rellenos sanitarios: IDRS = RRS / RT * 100 Indicadores de destinación para otro sistema: IDOS = ROS / RT * 100 Donde: IDD IDR RR IDI RI IDRS

= = = = = =

Indicadores de destinación desactivación Kg./ mes. Indicadores de destinación para reciclaje. Cantidad de residuos reciclados en Kg./ mes. Indicadores de destinación para Incineración. Cantidad de residuos incinerados en Kg./ mes. Indicadores de destinación para relleno sanitario.

64 RRS = Cantidad de residuos dispuestos en relleno Sanitario en Kg./ mes. IDOS = Indicadores de destinación para otros sistemas de disposición final aceptada por la legislación RT = Cantidad total de Residuos producidos por ESM en Kg./mes. RD = Cantidad de residuos sometidos a desactivación en Kg./ mes. ROS = Cantidad de residuos sometidos a desactivación de alta eficiencia, incineración, otros sistemas de tratamiento, reciclaje y enviados a rellenos sanitarios. Indicador de capacitación: Se establecerán indicadores para efectuar seguimiento al Plan de Capacitación: No. De jornadas de capacitación, número de personas entrenadas, etc. Indicador de beneficios: Se cuantifican los beneficios obtenidos económicamente por el aprovechamiento y gestión integral de residuos, tales como ingresos por reciclaje, reducción de costos por tratamiento al minimizar la cantidad de residuos peligrosos por una correcta segregación, etc. Indicadores Estadísticos de Accidentalidad: Estos indicadores se calculan tanto para accidentalidad e incapacidades en general, como para las relacionadas exclusivamente con la gestión de residuos hospitalarios y similares. Son los siguientes: Indicador de Frecuencia: Se calcula como el número total de accidentes por cada 100 trabajadores día totales así como los relacionados exclusivamente con la gestión de los residuos hospitalarios y similares. Este índice lo deben calcular los generadores y los prestadores de servicios. IF

= Número Total de Accidentes mes por residuos hospitalarios x 2400 / número total horas trabajadas mes.

Indicador de gravedad: Es el número de días de incapacidad mes por cada 100 trabajadores día totales. IG

= Número total días de incapacidad mes x 2400 / Número total de horas hombre trabajadas mes.

Los 2400 que corresponde a 50 semanas por 8 horas por 6 días a la semana.

65

II

= Número o de accidentes mes x 100 / Número de personas expuestas.

Indicador de infección Nosocomial: Es el número de infecciones adquiridas durante la hospitalización, por cada 100 egresos. Se considera infección nosocomial, aquella que adquiere el paciente durante su hospitalización, la cual no padecía previamente ni la estaba incubando al momento de la admisión. La infección es nosocomial, si los signos, síntomas y cultivos son positivos después de 48-72 horas de la admisión. Cuando el periodo de incubación es desconocido, se considera infección nosocomial, si la infección se desarrolla en cualquier momento después de la admisión. Este índice se calcula solo para ESM de segundo, tercero y cuarto nivel. IN

= Número de casos de infección nosocomial mes x 100 / Número de egresos totales mes.

Indicador de Coincidencia: Es el número de pacientes que presentan infección nosocomial, sumado al número de trabajadores incapacitados por cualquier tipo de infección relacionada en ambos casos, con los gérmenes identificados en las revisiones de laboratorio en centros de almacenamiento y rutas de movimiento interno de residuos hospitalarios y similares, por cada 100 personas expuestas. Este indicador se calcula sólo para ESM de tercer nivel. IC

= (Número de INARH + No TIARH) mes x 100 / Número total de personas expuestas.

Donde: INARH

: Número de pacientes con infección nosocomial asociada a gérmenes de Residuos en ESM.

TIARA

: Trabajadores infectados asociados a gérmenes de Residuos en ESM.

El número de personas expuestas hace trabajadores y de pacientes hospitalizados.

referencia

al

total

de

66

67

68

69

ANEXO No. 6

TRANSPORTE DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

70 TRANSPORTE DE RESIDUOS HOSPITALARIOS Teniendo en cuenta que en algunos de los Establecimientos de Sanidad Militar por cuestiones de ubicación geográfica, se deben trasportar los residuos hospitalarios hasta su disposición final, en el presente anexo se brindaran algunos criterios que se deben aplicar según lo establecido en el Decreto 1609 suscrito por el Ministerio de Transporte, los cuales aplican al transporte terrestre de residuos hospitalarios, teniendo en cuenta todas las operaciones y condiciones relacionadas con la movilización de estos residuos, la seguridad en los envases y embalajes, la preparación, envío, carga, segregación, trasbordo, trasiego, almacenamiento en tránsito, descarga y recepción en el destino final. El manejo y transporte se considera tanto en condiciones normales, como las ocurridas en accidentes que se produzcan durante el traslado y almacenamiento. Requisitos Generales para el Transporte por Carretera de Residuos Hospitalarios. El transporte debe ser exclusivo para Residuos Hospitalarios y bajo ninguna circunstancia se debe transportar en conjunto con residuos no peligrosos, mercancías, personal, insumos, etc. Ningún vehículo automotor que transporte residuos hospitalarios podrá transitar por las vías públicas con carga que sobresalga por su extremo delantero. Todos los vehículos que transporten residuos hospitalarios en contenedores por las vías pública, deberán fijarlos al vehículo mediante el uso de dispositivos de sujeción utilizados especialmente para dicho fin, de tal manera que garanticen la seguridad y estabilidad de la carga durante su transporte. Cada contenedor deberá estar asegurado al vehículo por los dispositivos necesarios, los cuales estarán dispuestos, como mínimo, en cada una de las cuatro esquinas del contenedor. Para el transporte de residuos hospitalarios, estos deben estar debidamente acomodados, estibados, apilados, sujetos y cubiertos de tal forma que no presente peligro para la vida de las personas y el medio ambiente; que no se arrastre en la vía, no caiga sobre esta, no interfiera la visibilidad del conductor, no comprometa la estabilidad o conducción del vehículo, no oculte las luces, incluidas las de frenado, direccionales y las de posición, así como tampoco los dispositivos y rótulos de identificación.

71

Características Hospitalarios.

del

Vehículo

donde

se

Trasportan

Residuos

Los vehículos que utilicen tanto el Establecimiento de Sanidad Militar o la empresa contratada que presta el servicio especial de recolección deben cumplir con las siguientes características: Rótulos de identificación de acuerdo a lo establecido en el anexo No. 2 del presente manual. Para camiones, remolques y semirremolques tipo tanque, los rótulos deben estar fijos, y para las demás unidades de transporte serán removibles, además, deben estar ubicados a dos (2) metros de distancia en la parte lateral de la unidad de transporte, a una altura media que permita su lectura; el material de los rótulos debe ser reflectivo. Elementos básicos para atención de emergencias tales como: extintor de incendios, ropa protectora, linterna, botiquín de primeros auxilios, equipo para recolección y limpieza, material absorbente y los demás equipos y dotaciones especiales de acuerdo al programa de seguridad industrial. Tener el sistema eléctrico con dispositivos que minimicen los riesgos de chispas o explosiones. Contar con un dispositivo sonoro o pito, que se active en el momento en el cual el vehículo se encuentre en movimiento de reversa. En ningún caso un vehículo cargado con Residuos Hospitalarios puede circular con más de un remolque y/o semirremolque. Además de los documentos exigidos en las normas vigentes para el transporte terrestre automotor de carga por carretera y los requeridos por el Código Nacional de Tránsito Terrestre, para transportar Residuos Hospitalarios se debe obtener la Tarjeta de Registro Nacional para Transporte de Mercancías Peligrosas. Responsabilidades del Establecimiento de Sanidad Militar para el Transporte de Residuos Hospitalarios. Los Establecimiento de Sanidad Militar que transporten directamente sus residuos hospitalarios están obligados a: Diseñar y ejecutar un programa de capacitación y entrenamiento sobre el manejo de procedimientos operativos y prácticas seguras para todo el

72 personal que interviene en las labores de embalaje, cargue, descargue, almacenamiento, manipulación, disposición adecuada de residuos, descontaminación y limpieza. Garantizar que el vehículo se encuentre dotado de los equipos y elementos de protección para atención de emergencias tales como: extintor de incendios, ropa protectora, linterna, botiquín de primeros auxilios, equipo de recolección y limpieza, material absorbente y los demás equipos y dotaciones especiales. Mantener el vehículo y la unidad de transporte en óptimas condiciones de operación tanto físicas, mecánicas y eléctricas. Además debe elaborar una lista de chequeo para que el conductor la diligencie antes de iniciar cada recorrido con mercancías peligrosas; esta lista deberá contener tres elementos (físicos, mecánicos y eléctricos) con sus partes componentes. Realizar una evaluación de la dosis de radiación recibida cuando se manipule material radiactivo por los conductores y personal que esté implicado en su manejo, este personal debe estar inscrito a un servicio de dosimetría según los lineamientos establecido por el Programa de Salud Ocupacional del ESM. No permitir que se lleven en el vehículo simultáneamente Residuos Hospitalarios, con personas, animales, medicamentos o alimentos destinados al consumo humano o animal, o embalajes destinados para alguna de estas labores. Verificar que los Residuos Hospitalarios estén depositados en las bolsas con el color respectivo según lo estableció en el Anexo 2 del presente manual, con sus correspondientes rótulos que establezcan el tipo de residuo que allí esta depositado, y demás especificaciones técnicas según lo establecido en el presente manual. Verificar se cumplan las normas establecidas sobre protección y preservación del medio ambiente y las que la autoridad ambiental competente expida. Diseñar el Plan de Contingencia para la atención de accidentes durante las operaciones de transporte de Residuos Hospitalarios, cuando se realice en vehículos propios. Este plan hace parte de Plan de Gestión Integral de los Residuos Hospitalarios del ESM. Asegurar que todas las operaciones de cargue de Residuos Hospitalarios se efectúen según las normas de seguridad previstas, para lo cual dispondrá de los recursos humanos, técnicos, financieros y de apoyo necesarios para tal fin y diseñar un plan de contingencia para la atención de accidentes durante las operaciones de cargue y descargue.

73 Evaluar las condiciones de seguridad de los vehículos y los equipos antes de cada viaje, y si éstas no son seguras abstenerse de autorizar el correspondiente transporte de Residuos Hospitalarios. Asignar los elementos de protección personal requeridos para los funcionarios que participan en el proceso de transporte de los Residuos Hospitalarios. Proveer los elementos necesarios para la identificación de los vehículos mediante el cual se establezca el tipo de residuos que allí se transportan y se identifique oportunamente los posibles riesgos y medidas de seguridad que se deben tener. Listado con los teléfonos para notificación de emergencias. Diseñar y ejecutar un programa de capacitación y entrenamiento en el manejo de procedimientos operativos normalizados y prácticas seguras para todo el personal que interviene en las labores de embalaje, cargue, descargue, almacenamiento, movilización, disposición adecuada de residuos, descontaminación y limpieza. Cumplir con las normas establecidas sobre protección y preservación del medio ambiente y las que la autoridad ambiental competente expida. Después de la operación de descargue, verificar que el vehículo vacío salga completamente limpio de cualquier tipo de residuo que haya podido quedar por derrames y/o escapes de residuos, en el caso de materiales radiactivos debe realizarse un monitoreo que garantice que no existe contaminación radiactiva en el vehículo. Mantener el vehículo y la unidad de transporte en óptimas condiciones de operación tanto físicas, mecánicas y eléctricas. Además debe elaborar una lista de chequeo para que el conductor la diligencie antes de iniciar cada recorrido con Residuos Hospitalarios, esta lista deberá contener tres elementos (físicos, mecánicos y eléctricos) con sus partes componentes. Obligaciones del Conductor del Vehículo donde de Trasportan Residuos Hospitalarios. Asistir a las capacitaciones que se programen en cuanto al manejo del Residuos Hospitalarios. Antes de iniciar la operación debe inspeccionar el vehículo, verificando con especial atención que la unidad de transporte y demás dispositivos estén en óptimas condiciones de operación tanto físicas, mecánicas y eléctricas. De lo contrario se abstendrá de movilizarlo. El conductor, durante el viaje, es el responsable de la conservación y buen uso de los equipamientos y accesorios del vehículo, además debe

74 garantizar que los rótulos de identificación de los Residuos y luces reflectivas permanezcan limpias y en buen estado, que permitan su plena identificación y visibilidad. El conductor debe examinar regularmente y en un lugar adecuado, las condiciones generales del vehículo, la posible existencia de fugas y cualquier tipo de riesgo para el óptimo transporte de residuos hospitalarios. Exigir, leer y colocar en un lugar visible de la cabina del vehículo las respectivas Tarjetas de Emergencia antes de comenzar el transporte. No movilizar simultáneamente con los Residuos Hospitalarios: personas, animales, medicamentos o alimentos destinados al consumo humano o animal, o embalajes destinados para alguna de estas labores. Por ningún motivo el conductor y/o personal auxiliar deben abrir un embalaje, bolsa, envase, recipiente o contenedor que contenga Residuos Hospitalarios Al conductor de un vehículo que transporte Residuos Hospitalarios le está terminantemente prohibido fumar en la cabina y no debe operar el vehículo cuando realice tratamientos médicos con drogas que produzcan sueño. El conductor no participará de las operaciones de carga, descarga y transbordo de los Residuos Hospitalarios, salvo que esté debidamente capacitado y cuente con la autorización del Establecimiento de Sanidad Militar. No estacionar el vehículo en zonas residenciales, lugares públicos, áreas pobladas o de gran concentración de vehículos y zonas escolares. Cuando por motivo de emergencia, falla mecánica o accidente el vehículo se detenga en un lugar diferente de su destino, debe permanecer señalizado y vigilado por su conductor. Notificar al Establecimiento de Sanidad Militar, cualquier incidente o accidente que ocurra en el proceso de transporte de Residuos Hospitalarios. Mantener el vehículo y la unidad de transporte en óptimas condiciones de operación tanto físicas, mecánicas y eléctricas. Además debe elaborar una lista de chequeo para que el conductor la diligencie antes de iniciar cada recorrido con mercancías peligrosas; esta lista deberá contener tres elementos (físicos, mecánicos y eléctricos) con sus partes componentes.

75

76

ANEXO No. 7

INCINERACIÓN DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

77 INCINERACIÓN DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS La incineración es un proceso de oxidación térmica que convierte la fracción combustible de los residuos en gases y un residuo inerte que debe ser dispuesto de manera adecuada. Una correcta incineración conjuga adecuadamente tres variables, tiempo y turbulencia, y el cumplimiento de las normas ambientales vigentes. La incineración ayuda a resolver los problemas de disposición para aquellos Establecimientos de Sanidad Militar que por su ubicación geográfica y/o problemas de orden público no pueden contratar el servicio especial de aseo que realicen la disposición final de dichos residuos. Así mismo es importante resaltar que los procesos de incineración tienen las ventajas que no requieren la trituración previa de los residuos y trata casi todo tipo de residuos, naturalmente con los debidos controles de proceso y emisiones. Para la ubicación de los incineradores se tendrá en cuenta lo dispuesto en los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) o Esquemas de Ordenamiento Territorial (EOT) de los municipios. Se deben obtener las autorizaciones, licencias y permisos ambientales a que haya lugar. De llevarse residuos a un municipio de 5ª y 6a, categoría procedentes de otros municipios, el incinerador ubicado allí debe poseer los equipos de control que exija la autoridad ambiental. Teniendo en cuenta lo anterior, todos los incineradores deben contar con las características de diseño establecidas en la Resolución 058 de 2002, para incineración de residuos peligrosos emitida por el Ministerio del Medio Ambiente o la norma que la modifique o sustituya. Para el montaje de una planta de incineración de residuos hospitalarios y similares se requieren las autorizaciones, permisos o Licencias establecidos en la legislación ambiental en materia de transporte, almacenamiento, emisiones atmosféricas, vertimientos líquidos, tratamiento y disposición de residuos. Durante la operación de la planta se deben tomar las siguientes medidas: Capacitar al personal responsable del manejo y operación del Horno Incinerador. Elaborar actas de incineración, reportando tipo de residuo, cantidad y periodicidad de incineración. Fecha de incineración y condiciones de operación. Efectuar control y monitoreo de cenizas realizando semestralmente una caracterización compuesta de las cenizas generadas en el proceso de incineración. El contenido orgánico las cenizas no debe exceder el 5%.

78 Dado que estas cenizas contienen metales pesados, dioxinas y furanos, serán dispuestas finalmente en rellenos de seguridad o encapsuladas de tal forma que no lixivien sus contenidos lo cual debe asegurarse mediante el análisis de TCLP. Igualmente se debe implementar mediante el programa de salud ocupacional, todas las medidas de higiene y seguridad industrial que garanticen la protección de los trabajadores que participen en cada proceso de incineración. La incineración no afecta los metales pesados (plomo, cromo, cadmio, mercurio), los cuales permanecen intactos a la salida del proceso. Adicionalmente cuando se incineran residuos hospitalarios que han estado en contacto con compuesto donadores de cloro se producen y expulsan al medio ambiente DIOXINAS y FURANOS convirtiéndose un potencial problema de salud publica en razón a: Su alta estabilidad: Permanecen en el aire, el agua y el suelo cientos de años, resistiendo los procesos de degradación físicos o químicos. Hasta el siglo 20 no existían en cantidad apreciable en la naturaleza, por lo que los seres vivos no han aprendido a metabolizarlas y detoxificarlas. Resisten por tanto la degradación biológica. Son más solubles en grasas que en agua, por lo que tienden a bioacumularse (migran desde el ambiente a los tejidos de los seres vivos); luego, ellas también pueden biomagnificarse para ascender a concentraciones más altas o sucesivos niveles tróficos de la cadena alimenticia. Tienen capacidad de desplazarse grandes distancias, y tienen alta toxicidad para animales y seres humanos. A altas o bajas dosis las dioxinas y los furanos causan daños tanto en la salud pública como en el medio ambiente. Muchos de estos contaminantes se absorben o depositan en cosechas de alimentos, y por acumulación en los tejidos de peces y animales, incluyendo carne, leche y huevos. Efectos a corto plazo: lesiones en la piel, tales como cloroacné y manchas oscuras en ella (hiperpigmentación), y alteraciones en las funciones del hígado. Efectos a largo plazo: cáncer, diabetes, daños neurológicos (desorden en el aprendizaje, y efectos en el comportamiento), deterioro en el sistema reproductivo (pérdida del esperma, defectos de nacimiento, disminución en

79 las hormonas sexuales masculinas), disminución en la respuesta inmune, endometriosis y trastornos endocrinos. Por lo anterior es de suma importancia el no realizar procesos de desactivación usando productos que contengan cloro cuando dicho residuo después se vayan a incinerar. De igual manera para garantizar que los procesos de incineración que se realicen en los Establecimientos de Sanidad Militar no generen problemas de contaminación ambiental se deben tener en cuenta las recomendaciones que se relacionan a continuación: El equipo instalado debe cumplir los requerimientos exigidos por la normatividad vigente, tales como material del equipo, altura de la chimenea, temperaturas mínimas de combustión, sistemas eléctricos requeridos y demás. Establecer un programa de mantenimiento periódico que permita constatar el adecuado funcionamiento del horno y con ello garantizar que los residuos hospitalarios se estén sometiendo al proceso adecuación de incineración. Dicho plan debe quedar contemplado en el Plan de Compras del ESM con el fin que la respectiva Dirección de Sanidad asigne las partidas presupuéstales requeridas. Antes de la instalación de un Horno en un ESM se debe realizar el acercamiento respectivo con la autoridad ambiental de la zona con el fin de recibir la respectiva asesoria y dar cumplimientos a los requerimientos técnicos exigidos con el fin de contar con el permiso de emisiones atmosféricas y ubicar el equipo en una zona donde no represente riesgos de contaminación para la respectiva Unidad Militar. Que el personal encargado del manejo y operación del Horno Incinerador este debidamente capacitado en el manejo del equipo y se le asignen los elementos de protección requeridos. En caso de requerirse el cambio de las características físicas del horno, estas deben ser realizadas por una firma especializada que garantice el adecuado funcionamiento del equipo. Los hornos deben ubicarse preferiblemente en sitios donde existan barreras perimetrales de árboles, y deben ubicarse en una zona donde se disponga de la infraestructura para facilitar el acceso permanente de los residuos hospitalarios que se van a incinerar. En coordinación con la autoridad ambiental de la zona se debe realizar un estudio de impacto ambiental por la instalación y funcionamiento del Horno Incinerador, dicho estudio debe estar acompañado de un Análisis

80 de riesgos de los posibles efectos que tengan las emisiones de la planta sobre la salud y el bienestar de las personas. Procedimientos de diseño y operación. Los procedimientos que deben aplicarse para el diseño y operación de la planta de incineración bajo unas adecuadas condiciones de seguridad industrial y salud ocupacional son: La planta debe poseer un sistema completo de control de incendios. Debe prestarse atención a la salud de los operadores de la planta y los vehículos a través de la provisión de mecanismos y dispositivos de seguridad. La planta debe disponer de métodos y/o equipos para la movilización de personal herido. Procedimientos detallados deben desarrollarse por parte de la gerencia de la planta para la atención de situaciones de emergencia, tales como fallas de energía, fallas en el suministro de agua y aire, daños, incendios y explosiones en los equipos, etc. Estos procedimientos deben darse a conocer a todo el personal, y fijarse en lugares visibles para que los empleen en el caso que se necesiten. Estos procedimientos deben actualizarse y revisarse periódicamente. Las vías y áreas internas de la planta deben ser pavimentadas para evitar la producción de polvo. El personal que labora en la planta debe dotarse con equipos de seguridad tales como botas de seguridad (con puntera de acero), guantes, gafas de seguridad y casco. Se deben identificar y controlar los riesgos físicos, químicos, biológicos, mecánicos, eléctricos, etc., relacionados con el funcionamiento del Horno Incinerador. Se debe elaborar un manual de operación para la planta, donde se describan las tareas desarrolladas, los procedimientos de operación y las precauciones de seguridad. Mantenimiento. Las actividades de mantenimiento que se ejecuten en el Horno Incinerador para controlar y prevenir daños, o para corregir estos cuando se hayan producido, deben dividirse en actividades de mantenimiento preventivo y en actividades de mantenimiento correctivo. El equipo humano o el personal encargado de realizar las actividades de mantenimiento deberá estar conformado por personas responsables, con probada capacidad técnica, experiencia y conocimientos para cumplir con

81 la labor de mantenimiento que permita que la planta de incineración tenga una mayor eficiencia y que los costos se vean reducidos. Para el desarrollo de las actividades de mantenimiento deben tenerse en cuenta los siguientes aspectos: Debe desarrollarse un manual de operación y mantenimiento, en lo posible para todas las partes, unidades, sistemas y equipos de la planta de incineración. El manual debe incluir los planos, las partes y el sistema de funcionamiento. Deben asegurarse los recursos financieros necesarios para realizar las actividades de mantenimiento, los cuales se deben contempla previamente en el Plan de Compras del respectivo Establecimiento de Sanidad Militar. Debe establecerse un cronograma de mantenimiento preventivo anual para el Horno Incineración de modo que se vea afectada lo menos posible la operación de la planta. Dicho cronograma debe establecer actividades de: Limpieza de los sistemas de almacenamiento de residuos y cenizas de la planta, de la cámara de combustión, del sistema de entrada de los residuos al incinerador, del sistema de remoción de partículas, del sistema de remoción de gases, del sistema de entrada de aire al incinerador y del sistema de recuperación de calor. Verificación del funcionamiento y control de los sistemas de almacenamiento de residuos y cenizas de la planta, de la cámara de combustión, del sistema de entrada de los residuos al incinerador, del sistema de remoción de partículas, del sistema de remoción de gases, del sistema de entrada de aire al incinerador y del sistema de recuperación de calor. Dentro de las actividades de verificación y control que deben desarrollarse en cada uno de los sistemas están: Control de vibraciones y ruidos, revisión de conexiones entre equipos, actividades de lubricación y limpieza, revisión de motores, compresores, etc., control y revisión de partes eléctricas, control de fugas, control de corrosión mediante aplicación de pinturas anticorrosivas o mediante la utilización de ánodos de sacrificio o corriente impresa, revisión de instrumentos y controladores y pruebas de aislamientos en motores, medidores, etc. Deben establecerse procedimientos de operación alternos en la medida de lo posible, para cuando que haya necesidad de realizar mantenimiento, tanto preventivo como correctivo, se vea afectada lo menos posible la actividad de incineración.

82 Debe llevarse un registro de las actividades de mantenimiento realizadas, tanto preventivas como correctivas, que permitan hacer más eficiente la labor desarrollada. El registro de mantenimiento debe contener como mínimo los siguientes parámetros: Actividad desarrollada (mantenimiento preventivo o correctivo), Unidad, equipo o sistema analizado, Problemas encontrados (Si los hay o no), Acciones desarrolladas. (Arreglos, cambios de partes, etc.), Tiempo empleado, Conclusiones y recomendaciones si las hay.

83

BIBLIOGRAFÍA

AREA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ. Plan maestro para la gestión integral de residuos para el Valle de Aburra.2004. AYALA CACERES, Carlos Luis. Legislación en Salud Ocupacional y Riesgos Profesionales. Ediciones Salud laboral. Santafé de Bogotá, 1999. BERNAL Javier. Diccionario Terminológico de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Ciudad de México, 1987. DECRETO 2676. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de la Protección Social. Por el cual se reglamenta la Gestión Integral de Residuos Hospitalarios y Similares. 2000. DECRETO 2763. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de la Protección Social. Por el cual se modifica parcialmente el Decreto 2676 de 2000. 2001. DECRETO 1669. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de la Protección Social. Por el cual se modifica parcialmente el Decreto 2676 de 2000. 2002. DECRETO 1795. Por el cual se estructura el Sistema de salud de las fuerzas Militares y de la Policía Nacional. 2000. DIRECCIÓN, General de Sanidad Militar. Portafolio de Servicios de Salud. 2003. HOSPITAL PABLO TOBON URIBE. Guía para el Manejo de Residuos Hospitalarios. Medellín. 2003.

84 INSTITUTO COLOMBIANO DE NORMAS TÉCNICAS. Normas Colombianas para el Sistema de Administración Ambiental. Especificaciones con guía para uso. Santafé de Bogota D.C.: INCONTEC, 1996. 23P. NTC 14001. --------. Normas Colombianas para la presentación de trabajos de investigación. Segunda Actualización. Santafé de Bogota D.C.: INCONTEC, 1996. 126P. NTC 1307. INSTITUTO DE SEGURO SOCIAL. Vigilancia Epidemiológica para factores de Riesgo Biológico en el Personal de la Salud. 1998. LEY NOVENA. Código Sanitario Nacional. 1979. MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO – MINISTERIO DE LA PROTECCIÓN SOCIAL. Manual de Procedimientos Gestión Integral de Residuos Hospitalarios y Similares en Colombia. 2002. RESOLUCIÓN 01164. Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio de la Protección Social. Por el cual se adopta el manual de procedimientos para la Gestión Integral de los Residuos Hospitalarios y Similares. 2002. 4 p. UNIDAD EJECUTIVA DE SERVICIOS PÚBLICOS DOMICILIARIOS. Reglamento para la concesión de la gestión externa del servicio de recolección, transporte y tratamiento de residuos hospitalarios y similares en la ciudad de Bogota. 2003. VALDEZ RIVERA, SALVADOR. Diagnostico empresarial. Método para identificar, resolver y controlar problemas en las empresas. México D.F. Editorial Trillas. 1998. 350 p.

Xem th�m...

Komen

Hak cipta © 2017 SLIDEMY.COM Inc.